Inoportuno partido en un estadio hostil

  • El derbi y la ida de la semifinal europea condicionan mucho el partido con el Sporting

El Sevilla aún no ha ganado ni un partido de Primera División fuera de casa esta temporada y sería casi milagroso que, con esos precedentes y el escenario que rodea el partido de mañana, lo lograse en El Molinón. Las circunstancias no pueden ser más adversas para que el equipo de Unai Emery intente romper su negativísima racha ante el Sporting. El equipo de Abelardo, además, se juega la permanencia y tendrá de su lado una grada francamente hostil hacia el Sevilla, cuya última victoria allí fue en el curso 09-10 (0-1, Kanoute). No se le da muy bien El Molinón.

El derbi del próximo domingo y la ida de las semifinales de la Liga Europa condicionan muchísimo el encuentro de mañana en El Molinón, un estadio particularmente agrio para los sevillistas desde ciertas peleas entre los grupos radicales de ambos clubes y no se sabe muy bien qué más. Pero, sea por lo que fuere, lo cierto es que al Sevilla lo reciben en Gijón de uñas y, para más inri, el Sporting, antepenúltimo con 29 puntos, se juega literalmente la vida. El encuentro será de altísimo voltaje.

A esto se suma que Emery tiene que elegir muy bien sus piezas. Entre el cansancio, alguna que otra lesión y los apercibidos para el derbi (Vitolo, Konoplyanka y Llorente), el entrenador sevillista tendrá que realizar malabares para dar con un once mínimamente competitivo. No puede cargar más a unos futbolistas supercargados y tampoco puede tirar el derbi, ya que una derrota podría afectar a la confianza ante la cita europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios