BALONCESTO l Cajasol

Instituto Municipal de Disney

  • El espectáculo 'Los cuentos favoritos de Mickey', contratado por el IMD, ocupará San Pablo la semana del estreno cajista ante el engalanado Real Madrid · El club busca fórmulas para mantener el debut en casa

Comentarios 12

El Real Madrid, con permiso del campeón Barcelona, del atractivo Baskonia y del vecino Unicaja, es la sensación del verano. La llegada de Florentino Pérez trajo aparejada la contratación del mejor entrenador europeo, Ettore Messina, y el resultado en este convulso estío es que los blancos no paran de fichar a jugadores de primer nivel -ahora tocará soltar a otros con contrato-. Es decir, la ex escuadra de Joan Plaza es el mejor reclamo para los aficionados y el sorteo del calendario deparó que el estreno liguero de tan engalanada plantilla vaya a ser en San Pablo el domingo 11 de octubre, quizás un día antes si TVE decidiera emitirlo.

Pues resulta que todo apunta a que no será. El IMD, organismo que debe velar por el deporte de esta ciudad, cerró un contrato con Disney para que del 8 al 11 de octubre disfrutase del recinto de San Pablo para ofrecer el espectáculo Los cuentos favoritos de Mickey. No ocurrirá este problema en otras ciudades como Las Palmas y Málaga, donde la figura del famoso ratón también visitará sus respectivos pabellones de baloncesto, pero antes del inicio de la Liga ACB, programado esa semana.

Argumentará el organismo municipal que firmó el acuerdo antes de conocerse el calendario, cuyo sorteo fue a finales del mes pasado, aunque las fechas de los partidos se conocieron oficialmente el 10 de julio. Oriol Humet, y antes muchos más directivos y entrenadores, se lamentaron de la intrusión de los espectáculos extradeportivos en el pabellón, perjudicando el trabajo diario del Cajasol, que o bien tiene que entrenar en la pista del sótano, un lugar mal acondicionado, o bien irse de San Pablo buscando otra alternativa, como aconteció hace dos veranos en el Eurobásket. En este caso el motivo sí era deportivo.

El Cajasol busca fórmulas para no perder la ocasión de recibir al Real Madrid, ya no sólo por el beneficio del interés que genera en el aficionado, sino por entenderse que la mejor oportunidad para derrotar a un gallo de ese porte pasa por un enfrentamiento a las primeras de cambio, a sabiendas de que con el paso de los partidos irá acoplándose la plantilla que dirigirá Messina.

Una de las alternativas que se maneja es retrasar el encuentro al lunes 12 de octubre, festivo por el Día de la Hispanidad. En principio, no hay visos de demorar 24 horas el choque. En primer lugar, los operarios del IMD esgrimen que necesitan dos días para el desmontaje del espectáculo infantil; por otro, el miércoles 14 está prevista la segunda jornada de la ACB en la pista del DKV Joventut, aunque previsiblemente no habría problemas con la Penya en el caso de que el Cajasol pidiera que programara el encuentro el jueves y no el miércoles.

Con el escaso margen que dicta el calendario para encontrar otra fecha, y más siendo el adversario el Real Madrid, que a las pocas semanas arrancará en la Euroliga, si el Cajasol no soluciona el entuerto con el IMD, la vía más factible será solicitar al club blanco jugar la primera jornada en Vistalegre y, ya en la segunda vuelta, enfrentarse en San Pablo, permuta que no agrada a los hispalenses.

El Cajasol sufriría otro perjuicio más con el hipotético cambio, pues cuenta con la ventaja de jugar nueve partidos en casa y ocho fuera en la primera vuelta, un beneficio con vistas a la Copa del Rey, pasando así a jugar nueve a domicilio y ocho como anfitrión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios