real betis

A Jerez, con los mismos

  • Chaparro empezará sin ninguna cara nueva en Montecastillo · Las dudas sobre el futuro, la mayor preocupación

Comentarios 4

El Betis comienza su habitual periplo por tierras jerezanas con la mirada puesta en unos refuerzos que no estarán en este inicio de concentración, a la que acudirán los mismos componentes de la plantilla que la temporada pasada daba serios avisos de que aparecería una mínima renovación.

Pero no habrá caras nuevas en este primer viaje, al menos si no se tiene en cuenta a aquellos jugadores que regresan de sus cesiones o a los que llegan desde el filial. No las habrá, entre otras circunstancias porque el único fichaje hasta el momento oficializado por el club, Mehmet Aurelio, se incorporará el día 23 debido a unas vacaciones condicionadas por su presencia en la Eurocopa. Puede que el turco-brasileño no llegue solo cuando se incorpore al grupo, aunque el camerunés Emana, que a priori se convertirá en la segunda incorporación, sigue sin poder cerrar definitivamente su llegada. Las próximas 48 horas se antojan claves en su definitiva incorporación a la plantilla.

Por lo tanto, con posibles carencias o sin ellas, el conjunto verdiblanco no tendrá ninguna cara nueva en su inicial estancia en Montecastillo, donde tendrá que empezar a afrontar una pretemporada llena de incógnitas sobre el futuro de jugadores como Sobis o Babic o la posible búsqueda de refuerzos en puestos que parecen seguir necesitando un margen superior de competitividad.

Paco Chaparro es consciente de las necesidades del equipo, aunque por ahora el club parezca cerrado a poder incorporar a más jugadores de los que ya están en la órbita actual. En este sentido, las dos posiciones de lateral suponen un gran rompecabezas para el técnico, asumiendo que el bajo nivel demostrado por el croata Babic provoca que Fernando Vega sea el único lateral izquierdo en condiciones de asumir el rol de titular. Los rumores sobre un posible interés del club por el malaguista Jesús Gámez dejan abierta una puerta a la esperanza, por lo que se antoja viable que un refuerzo en esta posición tome cada vez más fuerza. Lo mismo ocurriría en el lado opuesto de la defensa verdiblanca, donde Damià e Ilic no han consolidado con regularidad un buen juego que despierte optimismo, pese a que el catalán pudo disfrutar de la confianza del técnico en el tramo final de la pasada campaña. El jugador del Almería Mané parece uno de los mejor posicionados por su perfil, y la posible búsqueda de salida para el esloveno Ilic debería dejar un mínimo de posibilidades de cara a su llegada.

En todo caso, las primeras sensaciones en Montecastillo serán claves para que el club tome decisiones que parecen necesarias o apueste por confiar en lo existente. Otro de los dilemas que circulan por la construcción de la plantilla verdiblanca es la contratación de un jugador de banda derecha que equilibre la lesión de Odonkor. Sisi era hasta ahora el mejor colocado, aunque su juventud y la falta de experiencia provocan dudas. Lo que está claro es que se antoja imprescindible que alguien refuerce ese costado de inmediato, pese a que el sistema de juego sea el que finalmente determine la necesidad real.

Será un inicio de concentración de dudas. No sólo por las incógnitas relacionadas con las llegadas ni por la ausencia de Juanito y Ricardo, que llegarán con Mehmet el día 23. Lo será también porque los concentrados superan en cuantía a los que finalmente deberán componer la plantilla de Chaparro. A los jugadores del filial que viajarán se sumarán aquellos jugadores cedidos la temporada pasada en otros equipos, que lucharán por convencer al técnico partiendo de inicio con menos cartas favorables para ello. Desde Miguel Ángel, que podría ser clave en una eventual operación por Jesús Gámez, hasta Juanlu, Óscar López, Dani o Maldonado, pueden citarse muchos nombres que no cuentan en principio para Chaparro, que tendrá que afrontar la difícil tarea de organizar un mapa con algunos puntos que seguramente preferiría borrar. En principio, será el técnico quien tome la decisión final sobre qué jugadores terminan teniendo un sitio en la plantilla definitiva, aunque parece seguro que muchos de ellos parten con cierta desventaja. La realidad del entorno verdiblanco respecto al mercado de fichajes podría condicionar a su vez la elección final, ya que algunos puestos tendrán que ser reparados con futbolistas ya existentes, pese a que éstos no cumplan los requisitos ideales que demanda el cuadro técnico.

Montecastillo convertirá cada duda en solución; hasta entonces todos los presagios se quedan en simples conjeturas. Los jugadores que hoy toman el primer contacto ya saben de qué va una pretemporada. Mientras, los nuevos que están por llegar siguen siendo una incógnita de cara a presagiar la construcción definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios