Jiménez: "Darle un gol al Barça en casa sería como darle la eliminatoria"

  • El técnico sevillista quiere concienciar a sus jugadores para que estén "muy listos atrás" y aprovechar las ocasiones para llevarse la victoria ante el Barcelona en Copa.

El entrenador del Sevilla, Manolo Jiménez, ha advertido sobre la necesidad de jugar muy concentrados en defensa ya que, añadió, "darle un gol al Barça en casa sería prácticamente darle la eliminatoria" de octavos de final de la Copa del Rey, cuya vuelta disputarán ambos conjuntos en el Camp Nou, con el resultado provisional de 1-1 arrancado por los culés en el Pizjuán hace una semana.

Y es que Jiménez no oculta la dificultad que tiene este choque para el Sevilla. "Vamos a tener que estar muy listos atrás y aprovechar las ocasiones que seamos capaces de crear, y somos capaces de crear muchas", aseguró.

Sin embargo, el Sevilla acude a esta cita tras la mala imagen ofrecida el sábado en Liga frente al Athletic, algo que no ha olvidado su entrenador.

"La derrota la tenemos que encajar como un gran mazazo, porque no debimos darle posibilidades a un equipo, como el Bilbao, que se mostró técnicamente inferior, pero que nos ganó con un fútbol directo y a base de ir a por todas. Es una derrota, no estoy contento, pero una derrota se limpia con una victoria", espetó.

Además, Jiménez excusó lo ocurrido en San Mamés recordando las bajas que tenía el Sevilla, lo que obligó a algunos futbolistas a estar en una posición distinta a la suya y a poner en liza a otros que no tienen el ritmo que los que están actuando habitualmente. "Ante los elementos no se puede luchar, pero el equipo que salió era el más competitivo que se podía sacar ante las ausencias", dijo.

Por supuesto, Jiménez llamó la atención sobre las bajas de Kanoute y Luis Fabiano en Bilbao. "Es como si al Madrid le quitan a Van Nistelrooy y a Raúl. Cómo no voy a estar preocupado. Son dos de los mejores delanteros de Europa, pero lamentarnos no vale para nada", recalcó.

El propio Luis Fabiano es duda, en estos momentos, para el partido con el Barcelona, debido a la fiebre que ha sufrido en los dos últimos días, aunque ha entrado en convocatoria y todo apunta a que será de la partida.

"A día de hoy no estaría para jugar, pero está mucho mejor que ayer y, por eso, viajamos con 17 jugadores, pensando que mañana se encuentre mucho mejor. Pero si no está en condiciones mínimas no se va a vestir", aseveró el técnico.

Ante esa duda de Luis Fabiano ha entrado en lista otro delantero, Kerzhakov, que sigue sin dar el rendimiento esperado, pero al que Jiménez defiende. "Es que no es de Triana es de Moscú, pero es un tío que está implicado y es un futbolista con muchísima calidad con el balón en lo pies. Hay que pedirle más, porque está capacitado para dar más", sentenció.

Otro jugador fundamental, como Alves, ha dado el susto de la mañana, al torcerse un tobillo, aunque Jiménez es optimista sobre su concurso ante los azulgranas. "Ha tenido un leve esguince pero, conociéndolo y por lo leve que ha sido, no tendrá ningún problema para estar bien. Si no fuera así sería un contratiempo más, pero una vez que le ha pasado el susto creemos que estará al cien por cien".

En el enfrentamiento copero de mañana en Barcelona el Sevilla tendrá que superar, además, la pésima estadística que lleva esta temporada en Liga, donde sólo el colista Levante ha sumado menos puntos hasta ahora. Esto preocupa a Jiménez. "El Sevilla ya lleva algunas temporadas mostrándose como un equipo que, fuera de casa, no se impone", reconoció.

Quejas por el arbitraje en Bilbao

Otro asunto que provoca las quejas de Jiménez es la expulsión que sufrió Escudé en San Mamés, y que le impide viajar a la Ciudad Condal.

"Cuando recibes un codazo y no es ni tarjeta amarilla y, luego, cuando sueltas una mano y es roja, el criterio ahí no sé por dónde anda. Pero en San Mamés no estaba ese criterio", opinó.

Sea como sea, Jiménez apuesta por seguir adelante en Copa y, a despecho de la mala Liga que está haciendo el Sevilla, tampoco renuncia al objetivo de la Liga de Campeones.

"Claro que es difícil, pero vamos a pelearlo, aunque si nos mostramos como en Bilbao ese objetivo va estar complicado. Vamos a pelear para estar arriba yo no tengo ninguna duda", remarcó.

Eso sí, el de Arahal se acuerda de Kone, Keita y Kanoute, que sigue en la Copa de África. "No le deseo nada malo a Mali, pero lo que hace falta es que vengan los africanos lo antes posible, y que seamos ese equipo competitivo por número de jugadores", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios