sevilla F.C.

Jiménez hace su recuento

  • El técnico respira por el indulto a Daniel y estudia completar la zaga con Poulsen o dos centrales zurdos · No ve al Barça saliendo a defenderse como en la Copa

Comentarios 7

Con el indulto a Daniel se le ha solucionado a Manolo Jiménez un verdadero problema en la defensa, pero no todos. El entrenador del Sevilla no podía menos que respirar tranquilo por ello y manifestar su satisfacción por poder contar con uno de sus mejores futbolistas, pero también recordaba que deberá hacer mil ajustes en la plantilla para dar con una zaga de garantías ante un rival de la entidad del Barcelona.

"Evidentemente, lo que redactó el árbitro no refleja lo que ocurrió. El árbitro tiene que tomar una decisión en segundos, pero las imágenes demuestran que no hubo ni falta. El caso es que una falta inexistente podría haber acarreado un gran problema, de no haber podido jugar, con Crespo lesionado y Mosquera sancionado. Fazio llegará muy justito y a Boulahrouz le falta ritmo. Lleva unos días entrenando con normalidad y hoy se ha retirado con unas molestias en el adductor, aunque no es el que tenía lesionado", decía el técnico, que seguidamente no descartaba utilizar a un futbolista de otra posición, como Poulsen, ahora que ha regresado Keita, en el eje de la defensa. "Es una alternativa. Hay opciones y es importante tener a jugadores polivalentes. Habrá que barajar cómo llegan los internacionales y elegir el mejor equipo para que cuando no tengamos el balón, podamos arrebatárselo al Barcelona. Colocar a dos zurdos (Escudé y Dragutinovic) puede ser otra opción, aunque haya pocos equipos que lo hagan. Sí es muy habitual poner a dos diestros, pero nada es descabellado. Ambos tienen recursos para jugar a contrapierna", matizaba sin olvidar tampoco la opción -más lejana- de Lolo.

Jiménez, igual que en otros casos, como con lo de Palop o De Sanctis, lo tenía decidido, ahora se le antoja imposible. "No puedo decidir porque hay partidos internacionales y jugadores viajando y si hago una alineación en mi mente o en mis papeles a lo mejor después no vale para nada. Esto es una quiniela", precisó.

Hablando ya del rival, el respeto máximo es lo que envuelve las sensaciones a priori del entrenador blanco. Jiménez no cree que salga a jugar de forma parecida a como lo hizo en los dos partidos de Copa. "Entonces fue muy inteligente y se defendió muy bien, pero no creo que el Barcelona vaya a salir así. Evidentemente, cuanto menos tenga el balón en su poder, mejor. Como en el último partido, en el que le obligamos a jugar un poco más atrás. Ellos saben que el Sevilla es un equipo que tiene mucho peligro con el balón en los pies, pero no concibo un Barcelona jugando a algo que no sea ganar. Lo he sufrido como jugador y como entrenador. Por la calidad que tiene, por su predisposición… siempre sale a jugar, aunque el estado de ánimo que trae debe ser también superior habiendo ganado a Osasuna", dijo recordando que le ha recortado tres puntos al Real Madrid.

Pero también ve muy motivados a los suyos y cree que a partir de ahora puede verse al mejor Sevilla de la temporada. "Al grupo lo he visto muy bien en muchos aspectos. Ahora está volviendo a ser el de antes de que se fueran los africanos y que se llevó un buen número de partidos sin perder. Hemos ido de menos a más y de estar el 12 ó 13 en la tabla ahora estamos séptimos", indicó antes de dar por concluida su comparecencia defendiendo esta vez a su gente con un nuevo gol a balón parado al final del choque ante el Recre. "El otro día más que un fallo a balón parado, fue relajación después de ver un partido complicado… faltó un poquito de intensidad defensiva. Ya teníamos el partido finiquitado y, realmente, lo teníamos, pero eso te da una muestra de lo engañoso que es un 0-2. Lo vi más como una relajación después de tanto sufrimiento en un partido en el que nos quedamos muy pronto con 10", subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios