John Charles, aquel gigante bueno

John Charles, con permiso de Giggs o Bale, es el mejor jugador que nunca ha tenido Gales. A finales de los años 50 y a principios de los 60 fue uno de los mejores del mundo. En la Juventus, sólo el Real Madrid le privó de reinar en Europa.

Charles nació en Swansea y estaba destinado a ser minero. Sin embargo, por su corpulencia (1,93 metros), probó con el boxeo. Pero a Charles no le gustaba hacer daño a sus rivales, y por eso se cambió al fútbol. Y explotó: entre 1948 y 1957 marcó 157 goles con el Leeds. En la Juventus, junto al argentino Sivori, formó una letal pareja. Ganó tres ligas y dos copas antes de regresar a su país.

Si algo quería con locura Charles, era a Gales. Con ella llegó a los cuartos de final del Mundial de Suecia 58, en la única competición grande de la selección del dragón... hasta que hoy juegue en Burdeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios