El derbi chico

Justo reparto de sensaciones (0-0)

  • Betis B y Sevilla Atlético firman tablas en un derbi en el que a ambos equipos les pudo el miedo a perder.

Betis B y Sevilla Atlético firmaron un derbi sin goles en el que, quizá, a los puntos, usando un símil boxístico, hubiera ganado el conjunto de Ramón Tejada, que dispuso de innumerables ocasiones, sobre todo en el primer tiempo, para haberse llevado los tres puntos ante un Betis B que supo aguantar bien el tipo con uno menos, en los últimos siete minutos de la contienda, para al menos no caer ante su máximo rival, al que le faltó haber dado un paso más para ir, de verdad, a por la victoria. Y es que en estos partidos, el miedo a perder es grande y ayer, durante muchos momentos se vio en los dos equipos, aunque la batalla de los banquillos, desde el minuto uno, la ganó el preparador sevillista.

Tras unos primeros compases sin un dominador claro, fue el Sevilla Atlético el que acabó imponiendo su criterio en el centro del campo, con Cotán y Luismi, que se bastaron para imponerse a Carlos García y Fausto Tienza, pues Nono se movió con más libertad. Ahí se ahogó el juego de los verdiblancos, pues ambos futbolistas son del mismo perfil, y faltaba una pieza -Sergio estaba en el banquillo- para generar fútbol. Así, en apenas veinte minutos, los franjirrojos tuvieron dos ocasiones muy claras, en las botas de Juanfran y Álex Rubio para haberse adelantado en el marcador, pero se encontraron con el meta Ayala, que fue el mejor hombre de los verdiblancos.   

En ese momento, el Sevilla Atlético tenía controlado el partido ante un Betis B inoperante, con Eneko desaparecido, Querol poco participativo, jugando como hombre más adelantado, y Ariday sin fortuna, pese a ser muy voluntarioso y generoso en el esfuerzo. Sólo Nono, que una vez más sacó la casta para echarse a la espalda a su equipo, intentó generar algo de fútbol, pero no encontró ningún compañero con el que asociarse.   

Así, a diez minutos para el final, el cuadro sevillista, tras una buena triangulación en la frontal del área, pudo marcar, pero Juanfran no pudo con Ayala en el mano a mano. Una vez más, la falta de gol, como ha sido la tónica en muchos partidos a lo largo de la temporada, le pasaba factura a los de Tejada.

El descanso le sentó mejor al conjunto heliopolitano, que saltó al campo más enchufado en la segunda mitad. De hecho, en el minuto 54, dispuso de una clarísima ocasión para haber marcado, pero Querol, sólo ante Sergio Rico, en un contraataque, en vez de chutar, le pasa la pelota a Ariday, que estaba en fuera de juego y esperaba que su compañero batiera al meta sevillista. Con Nono al mando, los verdiblancos siguieron controlando la pelota y  a punto estuvo el portuense de hacer el 1-0 en un disparo desde la frontal del área que se estrelló en el poste. 

Parecía que el equipo de Óscar Cano iba a dar un paso más para arriesgar, pero fue el Sevilla Atlético el que volvió, gracias a Rabello, a llevar la manija. Además, la justa expulsión de Fausto Tienza, en el minuto 82, dejó todo de cara a los nervionenses para poder llevarse los tres puntos, pues Tejada acertó en los cambios, en especial, con la entrada de Joaquín. La posesión, hasta el final, fue para los sevillistas, pero éstos, al igual que anteriormente el Betis B, no dieron un paso más al frente para ir a por los tres puntos.

Por eso, ambos equipos se marcharon del choque contentos con el resultado, pues los verdes evitaron otra derrota en el derbi y los rojos dieron un paso más hacia la salvación.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios