fútbol liga santander

De Keylor a Cristiano, el valor de un plan

  • Zinedine Zidane ha conseguido que el Real Madrid llegue en su plenitud física al momento más decisivo

Cristiano Ronaldo se baja del autobús Cristiano Ronaldo se baja del autobús

Cristiano Ronaldo se baja del autobús / EFE

El Real Madrid expuso durante el último mes el valor de un plan que tuvo como objetivo llegar al cien por ciento al final del curso y futbolistas como Cristiano Ronaldo y Keylor Navas evidenciaron la validez del método.

El conjunto blanco llegó lanzado al tramo más importante del ejercicio y ahora mismo está a dos partidos de conquistar un doblete -Liga y Copa de Europa- que no consigue desde 1958. Está a las puertas de la historia, aunque falta refrendarlo.

El encuentro del miércoles sirvió para comprobar el grado de confianza que atraviesa el conjunto entrenado por Zinedine Zidane. Venció 1-4 en el campo del Celta sin apenas sufrir y tuvo a varios jugadores en su mejor versión.

Uno de ellos es Cristiano Ronaldo, quien hace tiempo que confesó que estaba siguiendo un plan casi "científico" consensuado con su entrenador. La idea era tomarse la temporada con más calma para ir de menos a más, y no al contrario, como en las últimas campañas, en las que acabó asfixiado y con múltiples problemas físicos.

Siete goles en los últimos cuatro partidos disputados por el astro portugués reflejan su gran momento. No sólo eso, sino que en la Liga de Campeones dio otro recital al marcar ocho tantos en las eliminatorias de cuartos y semifinales.

"Es el momento de hablar del Balón de Oro, no hay nadie mejor que Cristiano", aseguró el miércoles su compañero Casemiro tras aplaudir una nueva exhibición del crack portugués, autor de dos tantos que encarrilaron el triunfo de su equipo.

Cristiano Ronaldo es la imagen más visible de la tremenda racha que lleva el Real Madrid: 63 partidos consecutivos haciendo al menos un gol. Una estadística que lo llena de confianza para afrontar la última jornada de la Liga y la final de la Liga de Campeones.

El otro ejemplo más notorio del plan de Zidane es Keylor Navas, un guardameta que pasó media temporada discutido por un sector de la prensa y la hinchada por su bajo rendimiento y que ahora atraviesa su mejor momento de la campaña después de acumular varias actuaciones importantes.

"Me encuentro muy bien. Es cierto que tuve un inicio de temporada difícil después de la operación (de tobillo), pero estoy cada vez mejor gracias al trabajo y también a la ayuda de los compañeros. Todos estamos muy bien", manifestó tras su buena actuación del domingo ante el Sevilla.

Si hace dos meses la crítica prácticamente exigió la contratación de un portero nuevo para la próxima temporada, aportando incluso el nombre de De Gea, ahora el debate varió radicalmente hasta plantear una pregunta: ¿Necesita el Real Madrid otro cancerbero?

Fue tradición en el Real Madrid de los últimos años llegar al final de temporada con la lengua fuera y apelar a la épica para lograr títulos, como sucedió con las Liga de Campeones de 2014 y 2016. Ahora es otro equipo, un conjunto pensado para llegar en su punto máximo al final de la temporada. Arriesgado, pues los trofeos se pueden perder por el camino, pero por el momento le está saliendo bien a Zidane.

El técnico ejerció una enorme influencia en el rendimiento del equipo al imponer las rotaciones radicales, proponiendo una alineación totalmente diferente de un partido para otro. Ahora parece que esas rotaciones se acabaron y que encontró un once de garantías y en plenitud. "Llevamos mucho tiempo diciendo que el equipo está bien físicamente. Estamos al cien por cien", ratificó Zidane tras el triunfo en Vigo.

Ahora le quedan dos finales. Le basta un empate ante el Málaga para sentenciar su primer título de la Liga desde 2012 y el 3 de junio disputará la final de la Liga de Campeones ante la Juventus con el reto de convertirse en el primer equipo en ganar el trofeo en dos ediciones consecutivas.

Apenas 180 minutos -si no hay prórroga en Cardiff- separan al Real Madrid de la gloria o la decepción. Al menos, sabe que llega en la mejor condición posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios