Betis | levante · zona mixta

Lamentos en el día señalado para salvarse

  • Pavone se queja de la falta de acierto ante el gol del equipo

Comentarios 2

La plantilla verdiblanca se marchó de Heliópolis con la sensación de haber dejado escapar la primera oportunidad para alcanzar la salvación. Además, las lesiones convirtieron el partido en un día negro, donde los males se acumulan sin que nadie puede poner remedio.

"Es una derrota que duele, porque estaba todo dado para conseguir los tres puntos y olvidarnos del descenso. Sabíamos que no iba a ser fácil, porque el Levante tiene orgullo y lo ha demostrado. Perdimos un partido que nos hubiera servido para lograr la tranquilidad", confesó Pavone, que no señaló a la falta de actitud como uno de los motivos de la derrota: "No creo que haya habido relajación. No tocó jugar un buen partido, hubo ocasiones pero no se concretaron. Ellos tienen jugadores de calidad, pusieron un equipo ofensivo y nos complicaron. Después del 0-1 no supimos revertir la situación".

El delantero argentino lamentó las ocasiones erradas ante el meta Reina, que provocaron que la desesperación fuera haciendo mella en los jugadores. "Creamos peligro, pero no supimos aprovecharlas. En el primer tiempo tuvimos dos tiros al palo, otra ocasión mía, luego las de Caffa, otra mía y la última de Fernando. Era una linda tarde para conseguir los tres puntos y la dejamos escapar", dijo Pavone, que lamentó las lesiones de sus compañeros: "No fue una tarde buena y nos pasaron muchas cosas. Se lesionó Edu, que es un jugador importante para nosotros, Xisco por un golpe, Caffa también juega tocado. No es excusa, pero esto pasa cuando no salen las cosas".

De todas formas, el argentino no cree que el equipo pueda temer la caída por la derrota ante el colista. "El camino a seguir era el de los tres últimos partidos. No se pudo hacer igual de bien, pero hay que mirar hacia delante. No podemos quedarnos con esto y ahora debemos pensar en el Atlético e ir a por los tres puntos o al menos uno, para lograr la tranquilidad de una vez por todas", comentó Pavone, que reconoció que el vestuario sabía de la dificultad del partido: "Muchos creían que era un partido fácil, pero nosotros sabíamos que no iba a ser así. Los jugadores del Levante querían demostrar que tienen cualidades para estar en Primera".

Fernando Vega, por su parte, también expresó la desazón que reinó ayer en el vestuario tras el partido: "No nos salió nada y al equipo le costó encontrar el sitio. Queríamos sentenciar la permanencia ante nuestra afición, pero no pudo ser. Ahora sólo nos queda seguir trabajando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios