La Liga se convierte en entrenamiento

  • Real Madrid y Barcelona afrontan sus choques con las miras en Europa

Uno por dominio y otro por abandono, Barcelona y Real Madrid afrontan la Liga este fin de semana prácticamente como un entrenamiento para los partidos que más les importan: los de la Champions League.

El torneo español encara su recta final sin ninguna emoción en la lucha por el título, pues hace meses que el Real Madrid renunció a la pelea. "La Liga está imposible", aseguró José Mourinho, técnico del Real Madrid. Y dicha sentencia no la pronunció hace dos semanas, sino en enero.

Como suele ser habitual en el portugués, refrendó sus palabras con hechos y desde entonces alinea a suplentes siempre que se sitúa en vísperas de un partido trascendente. Antes la Copa del rey y ahora la Liga de Campeones.

Por ejemplo, en la pasada jornada de la Liga puso una alineación ante el Zaragoza en la que sólo cuatro futbolistas repitieron el miércoles en los cuartos de la Champions contra el Galatasaray: el portero Diego López, Sergio Ramos, Michael Essien y Cristiano Ronaldo. El resultado final fue de empate a uno.

Y Mourinho ya anunció que mañana jugará ante el Levante con Sergio Ramos y Xabi Alonso porque los dos están sancionados para el encuentro de la próxima semana de Liga de Campeones, con el fin de que ninguno de los dos pierda ritmo de competición y reservar a sus posibles sustitutos en Turquía.

Por su parte, el Barcelona tampoco parece preocupado por la Liga española debido a dos circunstancias principales: su ventaja (13 puntos sobre el Real Madrid) y la renuncia expresa de sus rivales a pelear.

Como el Real Madrid, en la pasada jornada alineó un equipo titular con sólo cuatro jugadores que repitieron el martes ante el Paris Saint-Germain: Daniel Alves, Gerard Piqué, Alexis Sánchez y Lionel Messi. Y el líder no pasó del empate 2-2 ante el Celta.

En estos días, la mente del Barcelona anda más centrada en ver cómo recompone su línea defensiva que en otra cosa. Y la Liga española le ofrece un propicio banco de pruebas. La lesión de Javier Mascherano deja al equipo azulgrana con Gerard Piqué como único central de primer nivel y la cita de mañana ante el Mallorca le servirá para probar quién le puede servir para el miércoles en la vuelta ante el PSG en Liga de Campeones. ¿Bartra? ¿Song? ¿Sergio Busquets? ¿Abidal?

Con otro añadido: lo más seguro es que guarde a Piqué para evitar una eventual lesión del español que sería desastroso para sus intereses. Y, naturalmente, cabe pensar que su cuerpo técnico mantendrá la línea seguida en el último mes y dará descanso a futbolistas como Iniesta, Xavi y Daniel Alves o Jordi Alba.

De tal forma que tanto Levante como Mallorca tienen fundadas esperanzas de lograr resultados positivos ante los dos mejores equipos de la Liga española. El primero para intentar regresar a la pelea por puestos europeos y el segundo en su lucha por la permanencia. Lo que están haciendo Barcelona y Real Madrid en la Liga conllevaría una sanción en un torneo como la Liga inglesa.

En enero de 2001 el Blackpool fue sancionado con una multa de 30.000 euros por alinear a diez jugadores suplentes en el partido que disputó ante el Aston Villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios