La Liga respira aún

  • Equilibrio El Barcelona sigue con ocho puntos de ventaja sobre el Madrid tras un vibrante duelo que se definió por los dobletes de Messi y Cristiano Ronaldo Emoción El duelo devino en un anárquico vaivén

El Barcelona y el Real Madrid protagonizaron ayer un vibrante empate con una actuación estelar de sus dos estrellas, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Los dos equipos más fuertes del fútbol español se sostuvieron en la calidad de sus máximas figuras, quienes se lucieron con sendos dobletes y se batieron en un duelo con misterio en el desenlace hasta el final.

Messi, que marcó a la media hora y a la hora de juego, llegó a los cien goles en el Camp Nou y apenas quedó un tanto por detrás de Di Stéfano en la tabla de máximos goleadores de los clásicos del fútbol español. Cristiano adelantó al Real Madrid a los 23 minutos y selló el empate a los 66 minutos, convirtiéndose en el primer jugador en marcar en seis clásicos consecutivos.

El empate deja un sabor mucho más dulce para el Barcelona, que permanece como líder del campeonato y pudo mantener la distancia de ocho puntos sobre los madrileños, con apenas siete jornadas disputadas.

Los conducidos por José Mourinho, por su lado, fueron incapaces de acortar distancias aunque lograron rescatar al menos un punto después de ir en desventaja a falta de 25 minutos para el final.

En el comienzo del encuentro, Tito Vilanova arriesgó con la presencia de Adriano en el centro de la zaga junto a Mascherano, mientras que Mourinho depositó la confianza en la creación ofensiva a Özil, quien se había sentado en el banquillo en los últimos partidos del Madrid.

Después de diez minutos con control de los azulgranas pero sin profundidad en las dos áreas, el conjunto madrileño fue el primero en generar peligro real. Un centro de Cristiano Ronaldo que Benzema no llegó a conectar con una volea sirvió como aviso y un cabezazo de Ramos desviado por poco fue la confirmación de que los blancos estaban cada vez más cerca de romper el empate.

El gol del Real Madrid se produjo a los 23 minutos. Una jugada colectiva a un toque a 30 metros de la portería finalizó con una asistencia de espaldas de Benzema hacia la izquierda y un misil de zurda de Cristiano Ronaldo, que se coló junto al palo derecho de Valdés. El portugués, ante un Camp Nou en silencio, repitió el gesto de calma de la temporada pasada.

Mientras el Barcelona se tambaleaba en el campo, el Real Madrid desperdiciaba una ocasión inmejorable apenas un minuto después: Di María cedió el gol a Benzema, quien desde el punto de penalti y sin marca ejecutó un tiro mordido y la pelota se estrelló en el palo izquierdo.

Los problemas del Barcelona se acrecentaban con la lesión de Daniel Alves, quien sintió una molestia en el muslo y debió ser reemplazado por Montoya. El brasileño alimentó su maleficio reciente en los clásicos, ya que en el último se quedó fuera en los últimos instantes, después de lesionarse en el calentamiento previo al partido.

El equipo de Vilanova se encontró con el empate en el momento menos esperado. Se acaba de pasar la media hora cuando Pedro lanzó un centro pobre desde la derecha, una carambola en el área hizo que Pepe fallara en su salto para intentar despejar y Messi, siempre atento, definiera con pausa de por medio ante la salida desesperada de Casillas. Messi anotaba su gol número 16 en los clásicos y el Barcelona resucitaba de manera insólita.

En el comienzo del segundo tiempo, hubo lugar para la polémica. Özil cayó en el área después de un cruce con Mascherano, mientras que Iniesta quedó tumbado en el área rival, después de una entrada de Pepe. El árbitro, el vasco Carlos Delgado Ferreiro, decidió que el juego siguiera en ambas ocasiones.

El partido entró en la recta final y ahí Messi volvió a exhibir su interminable repertorio. Tal como sucediera en la vuelta de la Supercopa de España, el argentino dispuso de un tiro libre del área y fue otra vez verdugo de Casillas con un golazo.

El ida y vuelta en el que se convirtió el encuentro hizo que en la segunda mitad se invirtieran los roles, porque el Real Madrid se encontró con el empate cuando menos se lo esperaba.

A los 66 minutos, Özil encontró espacio a espaldas de los mediocampistas rivales y asistió de manera mágica a Cristiano, que definió con clase sobre la izquierda de Valdés.

Durante los últimos 20 minutos el partido se transformó en una continua vorágine de ida y vuelta con anarquía en el centro del campo y falta de precisión en los últimos diez metros.

La penúltima gran emoción se vivió a falta de dos minutos para el final, cuando Xavi asistió en la frontal del área a Montoya y el joven lateral lanzó un disparo suave al travesaño, ante el esfuerzo estéril de Casillas. Instantes después Pedro se escapó por la izquierda y su zurdazo se fue muy cerca del palo de Casillas.

fc barcelona: Víctor Valdés; Daniel Alves (Montoya, 27'), Mascherano, Adriano, Jordi Alba; Busquets, Xavi, Cesc (Alexis, 61'), Pedro, Messi e Iniesta. Real Madrid: Íker Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Essien, 87'), Özil (Kaka, 80'), Cristiano Ronaldo y Benzema (Higuaín, 61'). Goles: 0-1 (23') Cristiano Ronaldo. 1-1 (30') Messi. 2-1 (61') Messi. 2-2 (66') Cristiano Ronaldo. Árbitro: Delgado Ferreiro (vasco). Amonestó a Pedro, Xabi Alonso, Busquets, Özil, Pepe y Arbeloa. Incidencias: Estadio Camp Nou, 96.589 espectadores. Partido de la séptima jornada de Primera División. En el palco estuvieron Poul Hansen, director de la oficina de la ONU sobre el deporte para el Desarrollo y la Paz, y el mítico jugador de la NBA Magic Johnson.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios