Lluvia de goles en el empate verdiblanco

Mereció más el Betis en su visita al Puerto Malagueño, equipo rocoso y peleón pero claramente por debajo de las cualidades técnicas de los verdiblancos.

Tras adelantarse en el marcador los locales, el Betis tomó la batuta del encuentro y siempre tuvo en sus manos el estar por delante. La presencia de Sergio como delantero le aseguraba crear peligro en casi todos sus ataques, y así lo demostró. Cada ofensiva bética parecía advertir al portero malagueño que sacaría el balón de las mallas. Sin embargo, los locales se animaron con el alto ritmo de juego del partido, y dispusieron siempre de una ocasión que volvía a significar el empate en el luminoso. La entrada de Cristian le dio dinamismo al equipo, más preocupado en insistir en sus ofensivas que en defender las acometidas del contrario.

El buen juego de los de Mena les haría valedores de un triunfo moral si existiera este tipo de victorias, pero sobre el campo la efectividad manda y tanto Maero como Sergio fallaron cuando parecía que todo estaba dispuesto para que el marcador quedara sentenciado antes del pitido final.

El empate supone un paso atrás para los béticos en su escalada para dar caza al líder, un Sevilla que se escapa a ritmo de vértigo con cada tropiezo verdiblanco. La ausencia del lesionado Adrián en el centro del campo se está notando por la carencia de un organizador que diferencie bien cuándo se debe atacar y cuándo defender. Mucho queda por mejorar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios