Lourdes Mohedano: Pasión juvenil

  • La gimnasta será, a sus 17 años, la integrante más joven de la delegación española en Londres · La cordobesa acude "con ilusión" a su primera experiencia olímpica

Con 17 años, Lourdes Mohedano (17-06-95) no puede sacarse el carnet de conducir o pedir una cerveza en un bar. Sin embargo, competirá en los Juegos de Londres con el combinado nacional de gimnasia rítmica, siendo no sólo la benjamina del grupo y de los cordobeses, sino de toda la delegación española que se trasladará al centro neurálgico deportivo mundial.

Y es que con tan sólo tres años sabía que su vida iba a estar ligada al deporte. El ballet fue su primera pasión, pero pronto se percató de que necesitaba algo más y se inclinó por la gimnasia rítmica. Su madre pensó que le gustaría "porque tenía cualidades para el ritmo y no paraba de saltar", tal y como la propia Lourdes reconoce. Comenzó como una actividad extraescolar en su colegio, pero a  los seis años pasó al Patronato Municipal de Deportes y directamente al Club Liceo de Córdoba, con el que participó en competiciones a nivel andaluz y nacional.

Su desempeño y desparpajo sobre el tapiz la llevaron primero al CAR de Marbella (2004) y su progresión le hizo derribar la puerta del equipo nacional júnior en 2008. Lourdes recibió la noticia de camino a Tenerife  y "con la idea muy clara de que me iba", consciente de que esa marcha a Madrid significaba el inicio de una nueva etapa en su carrera. Pero su ascenso no le ha hecho olvidar su pasado, como demuestra el hecho de que mantiene su ficha de gimnasta federada con el Liceo.

Ahí empezaron cuatro años de esfuerzo, sacrificio, pasión, fuerza y carácter, empleados para entrenar día a día en el CAR del Consejo Superior de Deportes con el resto del combinado español de gimnasia rítmica. Allí fue puliendo su juventud con las ganas de aprender, en un camino que concluyó con su entrada hace un año en el equipo absoluto, el encargado de preparar los Juegos de Londres.

A su lado se formó un grupo de gimnastas con mucha proyección, un combinado joven, competitivo y con ganas de meter a España entre las potencias mundiales. Alejandra Quereda, Lidia Redondo, Sandra Aguilar, Loreto Achaerandio y Elena López son las compañeras de Lourdes, la benjamina de un equipo llamado a pelear contra las potencias del Este. Con ellas convive muchas horas, "momentos de apoyo y de enfado, pero todas juntas hacemos una piña para cumplir nuestro objetivo".

Estudiante de 1ª de Bachillerato, reconoce que es "difícil" compaginar los estudios con los entrenamientos, sobre todo en año olímpico. Su día a día consiste en entrenar, estudiar y seguir entrenando. Cuando tiene un hueco en su apretada agenda, le gusta "ver una película o reírme con mis amigas".

En el camino preparatorio a los Juegos ha saboreado lo dulce y lo amargo de la competición. Como en el Europeo celebrado en Rusia, cuando una cinta del ejercicio mixto se quedó atrapada y obligó a las españolas a reaccionar para salvar el ejercicio. O en el Mundial de Montpellier, en el que un mínimo error obligó a la selección a acudir al Preolímpico en busca de la última oportunidad para sacar el pasaporte para Londres.

Una vez allí, en su primera escala  en la capital inglesa, España selló su billete olímpico y conquistó la medalla de oro. De ese mismo color fue la presea que consiguieron en la Copa del Mundo de Sofía en el ejercicio de dos aros y tres cintas, recompensas a muchas horas de trabajo y el mejor estímulo en las semanas previas a los Juegos.

Porque Lourdes, al igual que el resto de sus compañeras, llega a Londres con las pilas cargadas y la moral por las nubes. ¿Motivos? Haber superado a las italianas en el concurso general de la Copa del Mundo de Minsk, última prueba previa a los Juegos, y alcanzar la bronce. No hay mejor precedente.

Pensando ya en Londres, Lourdes vaticina que las máximas rivales serán "todas". "Si han llegado allí es porque están a nuestro nivel, pero por los resultados en la temporada serían Rusia, Bielorrusia, Italia y Bulgaria", reconoce la cordobesa, pero la benjamina de la expedición olímpica tiene claro qué hay qué hacer para contrarrestar ese potencial: "entrenar mucho y con ilusión".

Así es Lourdes, cuya juventud se refleja en un carácter alegre y risueño, consciente de la dificultad que entrañan unos Juegos. "Esperamos hacer un buen resultado, a ser posible una medalla", señala sobre sus aspiraciones en el Wembley Arena. Sería la mejor forma de encarar la mayoría de edad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios