Sevilla | zaragoza · el otro partido

A este Luis Fabiano ya no le condiciona nada

  • El brasileño jugó y deslumbró pese al robo en su casa a punta de pistola 24 horas antes, suceso que ha llevado al club a contratar vigilancia privada para los hogares de la plantilla

Comentarios 1

Cualquier ser humano que, tras llegar del trabajo a su domicilio, se encuentre a su familia atemorizada por un robo a punta de pistola sufriría un enorme shock. Esto mismo le sucedió al sevillista Luis Fabiano en la noche del viernes. El brasileño alertó de este suceso al club para que le apoyara en ese momento tan complicado. Después de superar los nervios iniciales, el delantero se entrenó en la mañana del partido junto al resto de sus compañeros y le dijo a su entrenador que estaba con la mente en el encuentro y que quería jugar. Y menos mal que jugó. Los amantes del fútbol no olvidarán con facilidad una primera parte de fútbol creativo y potente. Y en esa máquina de generar ocasiones que se llama Sevilla Fútbol Club destacó por encima del resto el nombre de un ariete que ambiciona el Pichichi y al que ya no le afecta los sucesos que ocurren fuera de la hierba.

Luis Fabiano llegó al club nervionense con el cartel de ser un jugador introvertido y algo problemático. Una de las peores experiencias que vivió en Europa fue el secuestro de su madre en Brasil durante 61 días. Este hecho precipitó la salida del paulista del Oporto a final de temporada al no demostrar lo que había apuntado en Brasil. Pero el Sevilla, y sobre todo Monchi, apostaron fuertemente por Luis Fabiano en los buenos y en los no tan buenos momentos. Después de dos años de luces y sombras, con más luces por los éxitos cosechados por el equipo blanco en este tiempo, O Fabuloso ha explotado futbolísticamente y ya es, sin duda, uno de los mejores delanteros de Europa. Sus 19 dianas en 18 partidos en Liga certifican esta afirmación. Desde Ronaldo en 2004 ningún jugador había alcanzado esta cifra de goles en 25 jornadas del campeonato doméstico.

Incluso en su mejor año con la camiseta del Sevilla, un hecho tan desagradable como el robo en su propio domicilio y el gran susto de su mujer y sus dos hijas pequeñas podría haber alterado los nervios de un hombre al que no hace falta mucho para que explote. Pero definitivamente, este Luis Fabiano es otro y está dispuesto a demostrarlo cada partido.

En cuanto al suceso en casa de Luis Fabiano, el club ha decidido colocar vigilancia en las casas de los miembros de la plantilla tras desvelar Palop que el pasado jueves intentaron entrar a robar en su domicilio. Una medida inteligente para que los jugadores piensen sólo en el fútbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios