Luis 'encierra' a España

  • El seleccionador ha programado para la vuelta al trabajo dos sesiones a puerta cerrada donde corregir los errores cometidos en Huelva · El centro del campo y la pareja de centrales inquietan al entrenador

Luis Aragonés, seleccionador nacional, acabó muy insatisfecho de la imagen ofrecida por España en el primer test previo a la Eurocopa, ante Perú en el estadio Nuevo Colombino, y su primera medida es cerrar los dos últimos entrenamientos en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas para corregir errores de cara al Europeo, cuyo comienzo es en menos de una semana.

El primer partido amistoso que disputó España no gustó a Luis Aragonés, descontento con detalles tácticos y el comportamiento de alguno de sus internacionales, como reconoció en la rueda de prensa posterior al partido. Luis comentó: "Me preocupan los desajustes de distancias entre líneas. En la segunda parte, el medio campo estuvo por delante del balón y permitimos al contrario que, con pelotazos, nos pusieran en peligro".

Sus primeras medidas no se han hecho esperar y después del día libre del que disfrutaron los internacionales en la jornada de ayer, los 23 futbolistas internacionales españoles en el regreso al trabajo hoy, se ejercitarán en doble sesión a puerta cerrada en La Ciudad del Fútbol.

Poca representación hubo en el viaje de vuelta a la capital de España. Junto al cuerpo técnico sólo regresaron dos jugadores, Rubén de la Red y Fernando Torres. Ambos, madrileños, pasaron el día en la capital rodeados de familiares y seres queridos. Regresaron cansados tras llegar a Sevilla en autobús a las 2:30 horas de la madrugada y madrugar para partir en AVE a las 8:45.

Alguno como Sergio Ramos, aprovechó que el partido era en Huelva para ni siquiera montarse en el autobús que desplazaba al equipo a Sevilla tras el partido, y regresar junto a su padre y su hermano en coche particular. Cada futbolista de la selección española aprovechó el domingo libre para viajar a su lugar de origen y pasar rodeado de su familia el día entero. Están citados a las 11:30 horas de esta mañana, hora límite para llegar a la residencia de La Ciudad del Fútbol.

Será en ese momento cuando comprobarán los cambios que ha introducido el seleccionador para la jornada. Habrá doble sesión de entrenamiento, a las 12:00 y 18:00 horas, ambas a puerta cerrada, un hecho poco habitual con España. En el último día que pasarán en Las Rozas, también recibirán una visita institucional. Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el deporte, y Mercedes Cabrera, ministra en Educación Política Social y Deporte, se desplazarán para desear suerte a España en la Eurocopa de Austria y Suiza.

Cuando finalicen los entrenamientos de hoy, la selección española recogerá sus pertenencias de la residencia de Las Rozas para desplazarse a un hotel de Barajas, ya que a primera hora de mañana volará rumbo a Santander. En el estadio El Sardinero disputará el miércoles, ante Estados Unidos, el último amistoso, antes de partir el jueves a Austria, lugar en el que se concentraran durante el tiempo que dure la selección española en la competición.

La medida del entrenador de realizar una doble sesión a puerta cerrada se debe a las numerosas conjeturas que se están haciendo desde los medios sobre qué jugadores o qué sistemas tiene pensado utilizar Aragonés en la cita de Austria y Suiza. El examen frente a los peruanos ha aclarado poca cosa por no decir nada. Las dudas son cada día mayores y el tiempo para disiparlas menor. Por ejemplo, el gol encajado por España en Huelva que "en la Eurocopa puede costar carísimo", según el propio seleccionador, ha abierto un nuevo frente en el pensamiento del seleccionador. La pareja de centrales, una de las pocas cosas que tenía claras Luis, no atraviesa por su mejor momento. La opción de dar la titularidad frente a Estados Unidos a Juanito o Albiol cobra fuerza. Será una prueba para comprobar que hay vida después de Puyol y Marchena.

Los que sí se mostraron felices, al menos con el resultado, después del duelo frente al conjunto suramericano fueron los integrantes del combinado nacional. Uno de los más exultantes era Santi Cazorla. El futbolista del Villarreal jugó sus primeros minutos con la camiseta de la selección y no ocultaba su euforia. "Esto es algo que nunca se me va a olvidar", dijo el centrocampista, que se llevó una gran ovación del Nuevo Colombino por su pasado recreativista. Además, el ya jugador internacional prometió, como toda la plantilla, "ilusión, trabajo y confianza" en ellos mismos en la cita que comienza para España el 10 de junio ante Rusia.

Queda una semana y un día para que España dé su pistoletazo de salida al Europeo. Ése es el tiempo que le queda a Aragonés para encontrar la fórmula idónea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios