Deportes

Maduro, otro revés al corazón

  • El Sevilla anuncia que el jugador holandés sufre una anomalía congénita y deberá someterse a exhaustivas pruebas en los próximos días · El nuevo problema vuelve a golpear al sevillismo tras casos anteriores.

Comentarios 6

El Sevilla comunicó en la noche de ayer que el jugador Hedwiges Maduro está siendo sometido a exhaustivas pruebas tras serle detectada una anomalía congénita en su corazón. El holandés, que fue firmado por el club hispalense este verano para reforzar el centro del campo, tendrá que superar pruebas de mayor grado para saber el alcance de esta alteración y las posibilidades terapéuticas.

Según anunció la propia página web del Sevilla, tanto el club como el jugador habían preferido no dar a conocer estos datos hasta tener a disposición un mínimo de elementos de valoración. De la misma forma, el club convocará una rueda de prensa en la que informará con más detalles de este hecho, que marca al equipo el mismo día en que emprendió camino a Costa Ballena para iniciar su segundo stage de pretemporada.

"Mientras no se disponga de todos los datos no se facilitará más información por respeto a la confidencialidad", anunció el propio comunicado, que no dio más información acerca de la situación del medio centro procedente del Valencia.

Con el recuerdo de Antonio Puerta presente, la noticia supone un nuevo revés hacia el club, que también vivió en sus propias carnes la anomalía cardíaca sufrida por Sergio Sánchez, que finalmente se recuperó y volvió a jugar al fútbol tras su operación.

Sin embargo, la falta de detalles sobre la anomalía que sufre Maduro deja sin posibilidad la certeza de qué pasará con el futbolista, a expensas de unos estudios más concretos que revelarán cuál será el futuro del centrocampista holandés.

Llegado al Valencia en el año 2008, participó desde entonces en el fútbol español brillando a las órdenes de Unai Emery antes de ser firmado por el Sevilla para equilibrar las carencias que existían en el centro del campo desde hace varias temporadas.

El golpe sufrido por el sevillismo por la muerte de Antonio Puerta en agosto del año 2007 tras desplomarse en el estadio Sánchez-Pizjuán sigue vivo, existiendo siempre el temor de unas circunstancias que se repiten con los casos de otros futbolistas que tuvieron que poner entre interrogantes su carrera deportiva en los últimos años. El caso de Maduro no es el primero que acontece en la ciudad.

En diciembre de 2009, el Sevilla también comunicó la afección cardíaca sufrida por el jugador Sergio Sánchez, que tuvo que abandonar la práctica del fútbol sin saber si podría volver a jugar. Sin embargo, tras una operación a corazón abierto, el defensa catalán se recuperó y volvió a los terrenos de juego pese a que las alarmas siempre existieron sobre un posible adiós obligado al fútbol.

Y no queda ahí. El joven Israel Puerto, jugador del filial sevillista, también frenó su progresión al conocerse que sufría una cardiopatía. El futbolista se recuperó y se encuentra jugando nuevamente con el filial desde la pasada temporada en otra muestra de superación que debe ser tomada como ejemplo en casos como el de Maduro, el último en irrumpir en esta indeseada serie de golpes al conjunto sevillista.

El propio Sevilla anunció que la anomalía detectada a Maduro no se conoce a través de exploraciones convencionales, sino que fue un hallazgo que llegó tras una exploración complementaria. Sólo las pruebas determinarán qué decisión tomarán las partes de cara a un futuro en el que únicamente importa la salud del futbolista holandés.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios