Mar del Plata palpita al ritmo de la Davis

  • La ciudad portuaria enloquece con el evento mientras se prepara para el verano

Mar del Plata ya es sinónimo de Copa Davis. Tardó en entrar en calor, pero ahora, la final domina el balneario sobre el Océano Atlántico, famoso por sus alfajores, sus atracciones culturales y extensas playas. A Hugo le brillan los ojos cuando se le consulta sobre el clima que vive La Feliz, el apodo con el que se conoce en Argentina a esta ciudad.

"Va a estar bueno", aseguró este guardia de seguridad frente a una de las pantallas gigantes instaladas para seguir el certamen.

Los marplatenses se sintieron al principio ajenos al gran evento, en el que Argentina aspira a conseguir su primera Ensaladera de Plata. Con pocas entradas para el público y a precios prohibitivos, el orgullo de haber ganado a las sierras de Córdoba la puja por albergar la sede se diluyó rápidamente. Pero a horas del inicio, el clima comenzó a cambiar y la fiebre del tenis se expandió por la ciudad.

Los carteles de "Bienvenida Copa Davis" se multiplican en los comercios, mientras afiches más sobrios de la ITF inundan la vía pública con fotos de una raqueta, un balón, una red y dos jugadores.

Por las calles y los hoteles se escucha mucho acento español y el debut de Maradona por una vez parece relegado por el tenis.

Mar del Plata, ubicada a 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, recibe a la Davis con sus múltiples facetas. Con 700.000 habitantes, vive del turismo y la industria pesquera. Cada año, cerca de tres millones de personas visitan La Feliz, lo que la convierte en el principal destino del turismo interno.

A ritmo febril, la ciudad se prepara para la temporada de verano, mientras el sector pesquero es sacudido por una protesta gremial que paralizó las exportaciones de los productos del mar. El gobierno de la provincia de Buenos Aires destinó varios millones de dólares para asegurarse la final en Mar del Plata, decisión que generó críticas entre los marplatenses, que aseguran que hay otras prioridades.

El municipio de General Pueyrredón, del que Mar del Plata es su ciudad cabecera, reforzó el operativo de seguridad dispuesto por la Copa Davis con 800 policías llegados de localidades cercanas, que con sus pecheras naranjas poblaron cada esquina de la ciudad, a la que se llega principalmente en autobús debido a la reducción de frecuencias aéreas. Aunque no se pudo evitar el robo de cámaras valoradas en miles de euros a enviados de Televisión Española (TVE).

Pero las autoridades se esfuerzan para que todo esté dado y nada más pueda empañar la fiesta con la que todos los argentinos sueñan, incluso aquellos que hasta hace poco consideraban el tenis un deporte de élite y ahora palpitan cada tanto en el court cerca del mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios