Maratón de España hacia las semifinales

  • Feliciano y Verdasco dan el tercer punto contra Alemania tras un larguísimo partido que duró cerca de cinco horas

En medio de un ambiente sosegado, sin el furor de canchas malditas que atosigan e incordian al forastero, Feliciano López y Fernando Verdasco, el doble español de Copa Davis, consumaron de forma angustiosa, y después de casi cinco horas -cuatro y 45 minutos, a tres minutos del récord de tiempo que ellos mismos poseían de la eliminatoria con Suiza del pasado año-, la llegada de España a las semifinales.

El dúo español superó al alemán, con Philipp Kohlschreiber y Philipp Petzschner, por 6-7 (3), 7-6 (1), 6-4, 2-6 y 12-10 para obtener el 0-3 definitivo ante Alemania. Cuatro años después, el tenis hispano alcanza una semifinal de la Davis. La anterior fue en el 2004, cuando logró su segunda y última Ensaladera, en Sevilla al superar a Estados Unidos.

Entonces rentabilizó un cuadro benévolo, bendecido por la condición de local en casi todo los duelos. Ahora ha sacado adelante dos enfrentamientos a domicilio, hito jamás conseguido por el equipo nacional en la historia de la Davis: contra Perú en Lima y frente a Alemania, en Bremen.

En esta ocasión, la norteña ciudad germana dimitió del devenir tenístico de su país. Es el reflejo de la decepción que vive el tenis alemán, árido de figuras y contrariado por las promesas incumplidas de los herederos de Becker.

Fue evidente en el partido de dobles. Tras asumir la inferioridad contra España, que cerró la primera sesión con dos victorias, Bremen prefirió el fútbol. El tirón de la Bundesliga despobló las gradas del AWD Dome. La ciudad estaba pendiente del Weserstadion, con los goles del Werder ante el Schalke 04 (5-1).

Cuatro jugadores con un escasa condición de doblistas protagonizaron un duelo eterno, lleno de alternativas, en el que la incertidumbre y la emoción terminó por aplacar el tenis gris que predominó. Los españoles, con más tradición en el doble, desperdiciaron cada ocasión de rematar a un rival amarrado al torneo. Echaron por tierra la renta de inicio (3-0) y perdieron el set en el desempate. Encauzaron el camino con la consecución de los dos siguientes: 7-6 (1) y 6-4. Pero lejos de rematar a los teutones, facilitaron un despertar que complicó la vida a los hispanos.

Feliciano López, que tiró del equipo dada la inestabilidad de su compañero, careció de la contundencia habitual en el servicio. Fue sencilla la igualada para Alemania que dirigió el encuentro hacia la incertidumbre del quinto parcial. Nadie cedió su saque. Aunque el encuentro se inclinó más hacia el cuadro local, el único que dispuso de opciones de rotura, el equipo dirigido por Emilio Sánchez Vicario amarró la victoria defitiva en la única ocasión del partido en la que Kohlschreiber perdió su servicio. A España le espera Estados Unidos o Francia. El cuarteto liderado por Nadal jugará como local si pasan los norteamericanos y se pondrá de cara hacia la tercera Ensaladera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios