El Marsella destituye a Míchel por indisciplina

El Olympique de Marsella sorprendió ayer con el anuncio de que Míchel no volverá a sentarse en el banquillo del equipo tras reprocharle su "comportamiento", en particular "estas tres últimas semanas".

A falta de precisiones sobre lo que eso significa, el entrenador madrileño aseguró por medio de su entorno que el club busca una justificación para no pagarle el año suplementario que tiene de contrato.

El club lo destituye en vísperas de la decisiva semifinal que tienen que jugar hoy contra el Sochaux en la Copa de Francia. Y después de que el entrenador madrileño mostrara en varias ocasiones su intención de cumplir el año de contrato que le resta, con la intención de preparar un equipo desde cero.

Míchel, que se hizo con las riendas de Marsella en agosto tras la espantada de Marcelo Bielsa, deja al equipo en el puesto 15º, a 6 puntos del descenso. Según medios franceses, no tiene buena relación con el vestuario, hace unas semanas el presidente ejecutivo, Vincent Labrune, ya recomendó su destitución y mantuvo un enfrentamiento con el embajador deportivo de la entidad, Basile Boli, mito del Olympique y autor del gol que en 1993 les dio su única Copa de Europa.

Tampoco ha dejado un buen gusto en la prensa, que a través de los medios digitales desglosaban ayer sus cifras al frente del Marsella. En particular en casa, donde no gana desde el 13 de septiembre y donde el público se ha convertido en un enemigo de su equipo, que ha cosechado 14 derrotas en su feudo. Con Míchel al frente, el Marsella ha ganado uno de cada cuatro partidos, uno de los peores porcentajes del club y el peor del entrenador español en toda su carrera, aunque en su descargo haya que decir que heredó un equipo convulso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios