Marsella, de nuevo, volvió a ser un ring

El encuentro entre Polonia y Ucrania por la Eurocopa de fútbol de Francia se vio salpicado hoy por algunos incidentes que ocurrieron en Marsella antes del partido entre ambas selecciones.

Según informan varios medios franceses, la Policía tuvo que intervenir con gas lacrimógeno y con agua a presión para dispersar unos disturbios menores en las cercanías del estadio Velodrome.

"La situación se tranquilizó muy rápido", afirmó un portavoz policial citado por el diario regional La Provence.

Más temprano también hubo peleas en la zona del puerto viejo de la ciudad, donde fueron detenidas cuatro personas. Según la prefectura de Policía de la ciudad, se trataron de algunos "incidentes muy pequeños".

El encuentro, disputado ante 64.000 espectadores en el estadio Velódrome de Marsella, terminó con victoria para los polacos por 1-0 y sin incidentes de gravedad dentro del estadio, más allá del uso de alguna bengala por parte de la afición polaca.

Con estos hechos, Marsella revivió, aunque en menor medida, el escenario de pesadilla en el que se convirtió la pasada semana con los graves incidentes entre los aficionados de Inglaterra y Rusia, los cuales dieron la vuelta al mundo y dejaron un saldo de 35 heridos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios