Martí pide irse libre

  • El balear solicita a Del Nido públicamente que facilite su salida al Mallorca ante la previsión de jugar poco en el Sevilla · "Con la edad que tengo, 33 años, lo lógico sería desvincularme del club", afirma

Comentarios 1

Desvincularse del Sevilla y actuar con la carta de libertad en la mano. Ésta es la intención de Martí, que ya sabe por parte de los responsables de la parcela técnica que, en principio, partirá como quinto medio centro, según explicó él mismo en una rueda de prensa que sonó a despedida. Todo queda en manos del Sevilla, con el que el jugador renovó su contrato hasta 2010 en mayo de 2007 (curiosamente, el anterior terminaba en 2008). El Mallorca está detrás de él pero no quiere pagar un traspaso por un jugador de 33 años. Y ahora es José María del Nido, a quien se dirigió públicamente el balear, quién debe decidir qué hacer con esta patata caliente.

No es un problema de fácil solución, puesto que el Mallorca endureció su postura cuando negoció la venta de Fernando Navarro y el Sevilla no está predispuesto a dejarse persuadir por Martí fácilmente en una petición que beneficiaría al club balear.

Martí ofreció una sentida rueda de prensa: "A ver cómo os explico mi situación -dijo a la prensa-. Ahora mismo hay mucha competencia en el centro del campo. Hay cinco jugadores en esa posición y parto como el quinto jugador, con lo cual es difícil de remontar. Y uno se plantea las posibilidades que le surgen. Y evidentemente, la que más ilusión me hace y más me satisface es la del Mallorca, que ha demostrado un gran interés en mí. Tengo 33 años, me queda poco de carrera y lo que me apetecería es poder pasar estos años que me quedan en el terreno de juego y no verme en la grada y desaprovechar mis últimos años".

Inmediatamente, se dirigió a Del Nido: "Siempre que le he pedido un favor a José María me ha respondido mejor de lo que esperaba y espero que todo llegue a buen puerto. Tengo que agradecer lo sinceros que han sido conmigo Manolo y Monchi y lo único que puedo hacer es pedir otro favor. Me ha concedido mil y no puedo quejarme si no me concede éste". Y el favor es la carta de libertad: "Con la edad que tengo, lo más lógico sería desvincularme del Sevilla y volver a Mallorca, han hecho un esfuerzo muy importante en llevarme para allí. Mi familia también es el Sevilla y siempre lo va a ser. Esto no se olvida, es imposible, se lleva dentro del corazón, pero me queda tan poco tiempo y me gustaría pasarlo con más posibilidades de estar en el terreno de juego que las que me brindan aquí ahora".

El medio centro balear cuenta como aval de su solicitud con los excelentes servicios prestados en la mejor etapa histórica del Sevilla, pues contribuyó como un peso pesado de la plantilla a la consecución de los cinco títulos. El club no tiene prisas con la solución de este asunto, pues aún debe estudiar qué medida tomar tras la salida de Poulsen y Martí podría ser útil para el equipo, pero él quiere garantizarse la titularidad: "Cuando uno deja su familia -dijo en referencia al Sevilla-, si se puede acercar a su otra familia, mucho mejor".

El Sevilla, que actualmente no está dispuesto a deshacerse de él, le estaría solicitando al Mallorca unos dos millones de euros -según la web Muchodeporte- y Martí consideró que en el fútbol actual no se paga esa cantidad por un jugador de 33 años. Ni siquiera la marcha de Poulsen le garantiza un rol principal en el equipo, según dijo. "Me han comentado que con trabajo puedo ganarme un sitio y lo único que me puedo hacer es correr como el primero y trabajar todos los días al 200%", dijo Martí, antes de abrir la puerta de una hipotética labor en el club cuando cuelgue las botas: "Nunca olvidaré a 45.000 personas gritando mi nombre. Seré sevillista hasta la muerte, como dice la canción. Y eso no me lo va a quitar nadie. Si tengo la posibilidad de trabajar con el Sevilla, jamás lo voy a dudar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios