Mel: "No puedo hacer más"

  • El entrenador verdiblanco lamenta las numerosas ocasiones erradas en el segundo tiempo que acabaron costando la derrota · "Si quieren que siga trabajando, continuaré", afirmó sobre su futuro

Comentarios 10

Cariacontecido, casi sin encontrar explicaciones a lo sucedido, apareció Pepe Mel en la sala de prensa del Reyno de Navarra, donde su equipo encajó la novena derrota en los diez últimos encuentros, pero con unas sensaciones radicalmente opuestas a las de los últimos partidos. El equipo verdiblanco, sobre todo tras su gran segundo tiempo, realizó fútbol para haber obtenido un mejor resultado, pero de nuevo una acción infantil en los instantes finales le acabó condenando a la derrota.

"No sé qué decir. Ha sido un partido de 2-5 y acabamos perdiendo por 2-1. El entrenador del Betis no puede hacer más de lo que ha intentado. Hemos jugado bien al fútbol, con las ideas claras y no me gusta emplear la palabra, yo que siempre hablo del trabajo diario, pero es la primera vez que empleo la palabra suerte, que estamos teniendo poca", manifestó Mel, quien aseguró que su continuidad es una cuestión del consejo de administración verdiblanco y no una decisión suya: "Eso no depende de mí. Si quieren que siga trabajando, continuaré, pero más cosas no les puedo decir a los jugadores. Lo importante es ganar y el Betis no lo está haciendo. Lo mismo viene otro entrenador y jugando mucho peor, se consiguen las victorias".

Lo que sí dejó claro Mel, como manifestó durante la pasada semana, es que se siente con fuerzas para revertir la dinámica. La actitud exhibida por los jugadores lo deja tranquilo con el trabajo realizado en los entrenamientos. "Yo me iría a casa, no me aferro a un contrato o a un sillón. Quiero a este deporte y al club en el que estoy, siempre lo he dejado claro. Si hubiera visto otro partido... Quien no lo haya seguido no se puede hacer una idea de los goles fallados, de las ocasiones generadas... Pero lo que cuenta mañana es que Osasuna ganó los tres puntos", aseguró el entrenador verdiblanco, quien también analizó los diferentes sistemas de juego empleados durante el encuentro y que fueron objeto de debate durante la semana.

Y es que si el equipo bético comenzó el encuentro con una defensa de cinco, sus mejores momentos llegaron cuando se volvió a jugar con el estilo de siempre: "Llevamos jugando así desde el inicio del campeonato. Intentamos otra cosa al principio, pero no salió como queríamos. Hemos vuelto a los orígenes y cuando lo hacemos se juega muy bien, pero tenemos el mismo defecto de siempre. No se pueden fallar 19 ocasiones en Primera División y al final tienes que perder, es obvio. Repito que nunca me gusta hablar de la suerte y no quiero nombrar esa palabra, pero en determinados momentos hay que tener ese poquito de gracia".

Cuestionado Mel sobre cómo se encontraba después del varapalo sufrido, el preparador volvió a referirse al comportamiento de sus futbolistas, su mejor argumento para defender que todavía tiene cosas que decir en ese vestuario. "Estoy tranquilo y con la conciencia tranquila de haberlo hecho todo. Los jugadores se han vaciado y eso demuestra que están con su entrenador. No puedo hacer más y los argumentos están sobre el campo. Hemos realizado un partido de Primera con mayúsculas, se han tenido muchas ocasiones de gol, pero nos ha faltado materializarlas. El Betis juega muy bien, pero hay que ganar", finalizó Mel, a quien esperaba a pie de autobús el presidente, Miguel Guillén, su principal valedor en el club y que estaba tan afectado por la derrota como el resto de la expedición verdiblanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios