Messi claudica ante Chile

  • La campeona reedita el título en los penaltis, en los que el argentino falló su lanzamiento Las expulsiones de Marcelo Díaz y Rojo marcaron el duelo

La selección chilena se consagró campeona de la Copa América Centenario y reeditó el título logrado el año pasado en casa al vencer otra vez por penaltis a Argentina en la final disputada en el estadio MetLife de East Rutherford. Después de 120 arduos minutos, Chile se quedó con el título en la definición por penaltis, tras el fallo de Lionel Messi y que el portero chileno Claudio Bravo le detuviera el remate a Lucas Biglia. Francisco Silva terminó siendo el héroe, al convertir el gol del triunfo por 2-4, después de que Arturo Vidal fallara el primer tiro.

De esa manera, se reeditó la definición del año pasado. Para Argentina fue la tercera final perdida de manera consecutiva desde 2014 y extendió a 23 años su racha sin títulos.

En unos primeros minutos de presión contra presión, con mucha fricción en la mitad del campo y juego muy interrumpido por las molestias de Alexis Sánchez y Di María, Argentina lucía más peligroso. Cada vez que aparecía Messi en el terreno, el conjunto albiceleste hacía temblar a la defensa chilena, que ya no aparecía tan sólida y segura como en los partidos anteriores.

A la Roja, la presión argentina le quitó fluidez en la salida, por lo que perdía rápido el balón y no podía habilitar limpio a sus atacantes. Sobre los 15', la duda de Medel en la salida generó que Higuaín le robara la pelota y se fuera directo contra Bravo. Sin embargo, el goleador del Nápoles dudó entre disparar o eludir al portero y esa centésima terminó siendo fatal, porque exigido remató por encima del cuerpo del portero y el balón salió fuera.

Con Argentina dominando, Messi provocó la expulsión de Marcelo Díaz, que le interpuso el cuerpo en un contragolpe y Heber Lopes le mostró la segunda amonestación. Sin embargo, el conjunto de Gerardo Martino casi no tuvo tiempo de aprovechar la ventaja numérica, porque una peligrosa entrada de Marcos Rojo le costó la expulsión. Con diez hombres por bando, el desarrollo era muy parejo, con mucho juego en el centro del campo y sin un dominador claro. Chile apostaba al traslado en combinaciones, mientras que Argentina buscaba una carrera salvadora de Messi.

En la prórroga, los que se lucieron primero fueron los porteros, porque Romero evitó el gol ante un cabezazo de Vargas y luego Bravo hizo lo propio ante uno de Agüero.

Así se llegó a la definición por penaltis, donde Chile volvió a tener más puntería y celebró un nuevo título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios