Morata, el espía en casa

  • El delantero conoce a la perfección a la zaga italiana, la misma con la que ha compartido vestuario en la Juventus. "Creció muchísimo", afirma Chiellini.

Álvaro Morata posee una de las llaves maestras de la selección española para su asalto a los octavos de final de la Eurocopa. Jugará ante el amigo italiano, ante un fútbol que conoce y que le ayudó decisivamente en su progresión.

Andrea Barzagli, Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini fueron sus compañeros en la Juventus durante los dos últimos años. Estos tres centrales -y no el centro del campo o su delantera- marcan el estilo definido de la selección italiana, que mañana intentará derribar a la campeona de Europa en las dos últimas ediciones y al equipo que le ganó en la última final por 4-0. "Son de los mejores defensas del mundo. Por cómo defienden, los equipos no quieren jugar contra ellos. Si están los tres, es casi imposible marcar un gol", razonó Morata sobre los centrales italianos en una entrevista a la BBC.

De 23 años, salió del Real Madrid hace dos en busca de las oportunidades que no tenía en el equipo blanco por la inamovible presencia de Cristiano, Benzema y Bale. Su elección pareció la menos obvia: el fútbol italiano. Pero la decisión fue un rotundo éxito. El Calcio endureció el carácter del madrileño, que aprendió grandes secretos del oficio de delantero: "En estos dos años he aprendido más que en toda mi vida. Meter goles en Italia es mucho más difícil. Son expertos en defender. En España te llegan siete ocasiones limpias para recibir y rematar. En Italia tienes pocos balones claros y tienes que pegarte con todos".

La Eurocopa está dando la razón a quienes, como él mismo, advirtieron evidentes progresos en su formación. Lleva tres goles, es titular indiscutible de la selección española y en París jugará su partido más importante desde que está en el equipo nacional. "El de cabeza es el mejor gol que he marcado en la Eurocopa porque fue el primero, el que necesitaba. Los otros dos son más mérito de mis compañeros", reconoció Morata.

"Tiene unas cualidades increíbles y paradójicamente aún tiene mucho margen de mejora. En estos dos años en la Juventus creció muchísimo, tácticamente y también como hombre. Cuando llegó era casi un niño", observó Chiellini sobre un futbolista que se ganó el afecto de todos en Turín.

Su cotización está subiendo como la espuma y durante la Eurocopa el Real Madrid pagó su cláusula de recompra, aunque no está claro que sea para quedárselo. Más bien, se sospecha que Morata no quiere regresar al equipo blanco para ser suplente. "No pienso mucho en mi futuro porque estoy aquí jugando para la selección española, intentando ganar una Eurocopa, y creo que lo tenga que ser será. Morata aceptaría ser uno más en el Madrid y luchar por un puesto. Han cambiado mucho las cosas desde que estuve y lo único que quiero es ser feliz y estar en un siempre donde me quieran", dijo.

"Álvaro es un chico muy especial, me da pena que ahora ya sea un ex compañero mío. Pero me alegro por él y espero que pueda quedarse en el Madrid, porque se lo merece. Me entristece que sea traspasado para ganar dinero, no se lo merece", dijo Chiellini.

El actual seleccionador italiano, Antonio Conte, permanece al acecho. Entrenará al Chelsea la próxima temporada y quiere al delantero que tan bien comprendió durante el último año en la Juventus.

No hay duda de que Morata será un informador privilegiado para Vicente del Bosque, pues conoce los secretos de Conte y de los tres centrales. Otra cosa es traducir esa información en aspectos tangibles, como son los goles y, finalmente, el triunfo. Lo único evidente es que Morata tiene una de las llaves maestras para abrir el candado italiano. Está en buena forma, se mide a jugadores que conoce y aprendió a buscarse la vida en las arenas movedizas del Calcio. Además, se siente lleno de autoestima en la selección española, con la confianza plena de Del Bosque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios