Neptuno, bajo el fuego

  • La hinchada atlética espera repetir el próximo sábado

La fuente de Neptuno vuelve a vibrar con una Liga del Atlético de Madrid, la décima, una de las más intensas y emocionantes del conjunto rojiblanco, que sirvió como efecto llamada para miles de aficionados que celebran el título con Diego Simeone como figura más aclamada. "Ole, ole, ole, Cholo Simeone" fue el cántico más escuchado desde el primer instante en que los primeros hinchas llegaron a la plaza de Cánovas del Castillo, donde la fuente del dios de los mares y los océanos recibió las primeras oleadas de seguidores atléticos.

El técnico argentino es uno de los héroes del Atlético y así se lo recuerda una afición que vuelve a celebrar un título liguero tras dieciocho años. Desde 1996, el Atlético no alzaba un trofeo que muchos en Madrid esperaban con ganas después de una larga travesía por el desierto interrumpida por una Copa del Rey (2013) dos Supercopas de Europa (2010 y 2012), dos Liga Europa (2010 y 2012) y una Supercopa de España (2013).

La fuente de Neptuno se está acostumbrando a recibir en los últimos años a sus aficionados, que, "partido a partido", como no dejó de afirmar el Cholo a lo largo de la temporada, han sufrido hasta conseguir la Liga con brillantez y justicia. El Barça sufrió en sus carnes la tozudez atlética, que arrancó un 1-1 en el Camp Nou que vale un título histórico.

Los colores rojo y blanco tiñen un monumento que es testigo de la alegría de toda una afición que, con camisetas de todas las épocas, muchas de ellas del doblete de 1996, no deja de gritar los nombres de sus ídolos.

No sólo es el Cholo, también el uruguayo Godín, autor del gol en el Camp Nou que dio el punto que necesitaban sus compañeros para ganar el torneo. Los fanáticos del Atlético corearon el nombre del jugador que se elevó por encima de la defensa culé para marcar de cabeza. Godín, Diego Costa, Arda Turan, Courtois y muchos fueron objeto de los ánimos de una hinchada que sueña con recibir a sus jugadores. Así lo deseaban también los futbolistas atléticos. Miranda fue contundente al terminar el encuentro: "Estamos peleando por ir. Hay que celebrarlo". Sin embargo, tuvieron que esperar un día para juntarse en la fuente que tanta gloria absorbió. Hasta hoy, a partir de las 20:00, no podrán unirse los causantes de tanta alegría.

Pero no será la única vez en la que todos podrían reunirse para celebrar algo. Es otro de los deseos que proclaman a los cuatro vientos los aficionados del Atlético. Todos quieren dejar vacía la Cibeles, donde el Real Madrid celebra sus títulos.

La final de la Liga de Campeones que se disputará en Lisboa reunirá a los dos equipos de Madrid en un partido épico. Los hinchas atléticos esperan repetir festejo pocos días después. Quieren colorear de rojo y blanco Neptuno dos veces en una semana. Ayer, tras dejar en la cuneta al Barça, "incendiaron" la plaza donde habita el dios de los mares y los océanos, que volvió a ser rojiblanco una vez más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios