La pelota de papel

Nervios por el Turia

  • Tras gastar dos balas con los entrenadores, el Valencia se enfrenta a un calendario peliagudo y a competir por lo que no está acostumbrado. Hace justo tres décadas de su único descenso.

Comentarios 1

Por la ciudad del Turia andan las aguas revueltas. Al muy probable descenso del Levante podría unirse el del decano de la ciudad, el Valencia, aún con los deberes por hacer cuando partía como candidato a la cuarta plaza. Con apenas seis puntos sobre la zona caliente, ha visto ya pasar por su banquillo a Nuno Espírito Santo, a Gary Neville y, ahora, a Pako Ayestarán, antaño preparador físico y con una experiencia como entrenador que se reduce a México e Israel.

Su debut no pudo ser más negativo, al ser el equipo superado de cabo a rabo por Las Palmas pese a encontrarse con un gol regalado en los albores. El Valencia, además, afronta un calendario complicado, máxime tras la derrota del Barça en el clásico, que no mata del todo la Liga. Sevilla, Eibar, Villarreal y Real Sociedad, en Mestalla y, alternativamente, Barça, Getafe y Real Madrid fuera son los compromisos de un equipo que necesitaría, posiblemente, dos victorias para estar a salvo de contingencias en los estertores del curso.

Similar a hace 30 años

Cuando el Valencia descendió por única vez en su historia en 1986 no extrañó en demasía pese a contar en sus filas con futbolistas como Quique, Tendillo, Voro, Roberto, Fernando, Subirats... La falta de un goleador pero, sobre todo, la crisis financiera en que se hallaba la entidad presidida por Vicente Tormo dieron con el equipo, que ya se había salvado in extremis en el 83 gracias a un gol de Tendillo al Real Madrid en el último partido (le quitó la Liga a los merengues), en Segunda División.

Hoy, con una plantilla más compensada pero con una crisis institucional de más calado, la situación recuerda a aquélla. El aterrizaje del magnate Peter Lim vino acompañado del de Jorge Mendes, quien en la sombra ha hecho y deshecho según sus intereses, al punto de provocar la marcha de Rufete, el director deportivo, y de Amadeo Salvo, presidente sin voz ni voto. El Valencia despilfarró millones de euros a espuertas en futbolistas aún por cuajar. Rodrigo, Joao Cancelo, Andre Gomes, Santi Mina, Bakkali, Enzo Pérez, Rubén Vezo, Abdennour, Danilo, Aderlan Santos, Cheryshev y Siqueira tienen relación con las empresas y fondos de inversión de Mendes. Interesantes futbolistas algunos, aunque todos han sido pagados a precio de oro.

Entrenadores a peor

La amistad de Nuno con Lim y Mendes, amén de la clasificación para la Champions, prevaleció sobre la escasa capacitación del técnico, que evidenció estar muy lejos de un técnico top a la hora de plantear partidos y sustituciones. Los resultados lo maquillaron, pero, cuando fallaron este curso, el portugués se fue al garete. El problema es que llegó Neville, -tras el ínterin de Voro- incapaz de situar a Valencia en el mapa de España y, en lo futbolístico, sin bagaje ni en Inglaterra. Los futbolistas lo calaron enseguida. Tras perder contra el Celta (0-2), Mestalla explotó.

Ahora, la papeleta es de Ayestarán, quien antes de sentarse en el banquillo vio cómo se hablaba ya de Mourinho, Pellegrini y Juande para el año próximo. El guipuzcoano comenzó con mal pie y el equipo se ve inmerso en algo que no conoce: jugar a salvarse. Tiene margen, pero de no ganar al Sevilla y perder en el Camp Nou, la nerviosera sería de órdago en unos jugadores a los que les pesarían las polainas. El fracaso -descalabro de bajar el equipo- es la consecuencia de tanta injerencia forastera e interesada en el club, de ese pacto fáustico tan alejado del sentimiento por una camiseta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios