Opuesto sabor para un punto

  • Betis B y Sevilla Atlético empatan en un derbi chico que, por ocasiones, debió teñirse de verdiblanco

Intensidad, garra, goles y, sobre todo, sevillanía. El derbi chico tuvo todos los ingredientes que se le pueden pedir a esta clase de encuentros. Betis B y Sevilla Atlético empataron (2-2) y ofrecieron un partido muy entretenido, con ocasiones en ambas puertas, si bien las más claras se tiñeron de verdiblanco. El empate, además, permite a los locales continuar en plena pomada por batallar la salvación, en la que prometen guerra, y los visitantes se clasifican para el play off tras empatar La Hoya Lorca.

Reseñable el cambio de actitud en la plantilla bética, incluso sin Fabián. Comentó en la previa José Juan Romero que podían luchar por las mismas cotas que los sevillistas si esta actitud hubierasido una constante durante la primera parte de la temporada, tirada completamente a la basura, y ayer, cuanto menos, su equipo puso contra las cuerdas a un equipo que luchará por ascender a la Segunda División. Quizás competir por subir no, porque son palabras mayores, pero salvarse de forma holgada, sí. Ahora compiten cada balón como si fuera el último, plantean un fútbol vistoso y sólo los importantes fallos, tanto atrás como en la zona ofensiva, privaron a los béticos de llevarse un triunfo que hubiera puesto la salvación al alcance de la mano.

Al Sevilla Atlético, quizás sorprendido por la puesta en escena de su rival, le costó algo entrar al partido. Y cuando lo hizo, su calidad se impuso. Porque el arranque fue de los verdiblancos, que comenzaron a acumular importantes ocasiones de gol prácticamente desde el pitido inicial.

Beka y Aitor tentaron a José Antonio en los primeros compases, aunque la oportunidad más clara de los béticos en esta primera mitad la tuvo Loren. El marbellí recibió una pelota dentro del área, evitó la salida de José Antonio y su disparo, cuando la grada cantaba el gol, lo sacó un defensor bajo la línea. Chasco para los locales, que por lo mostrado en los instantes iniciales ya merecieron ir por delante.

Sabía el conjunto blanquirrojo que en algún momento su calidad saldría a la luz. Y Carlos Fernández,en uno de los muchos contraataques que lanzó el Sevilla Atlético, se topó con el larguero para meter el susto en el cuerpo a los verdiblancos e indicarles que no debían perder de vista la zaga, que no mostraba contundencia ni seguridad excesiva.

El primer gol llegó pasada la media hora de encuentro. Un lanzamiento de falta rápido por parte de los sevillistas se unió a una mala salida de Pedro y, tras varios rebotes, Curro consiguió anotar el primero para los visitantes. La efectividad en las ocasiones primaba sobre la cantidad y la endeblez atrás verdiblanca no ayudaba.

Buscó tras el descanso con ahínco el gol del empate el Betis y Francis, tras un caracoleo en el área, disparó sin excesivo peligro sobre la meta de José Antonio. Buscó un revulsivo Romero en el banco y sacó a Hinojosa y a Narváez; el efecto fue inmediato. Junior, tras una brillante jugada por la izquierda, llega hasta línea de fondo, pone un pase atrás para Loren y éste, tras varios rechaces, consigue poner el empate en el marcador.

Alegría que duró poco, porque en la siguiente jugada el Sevilla Atlético volvió a adelantarse. Carmona llegó hasta línea de fondo para colocar un centro al segundo palo que encontró a Carrillo, que remató sin oposición a gol. ¿Y la defensa? ¿Y Pedro?

Se volcó entonces el Betis B buscando un empate que permitiera continuar soñando con la salvación; la derrota prácticamente lo condenaba al descenso. Comenzó entonces a acumular ocasión tras ocasión el cuadro verdiblanco. Cada cual, incluso más clara, sobre todo una doble oportunidad de Loren. Sin embargo, la suerte del gol les fue esquiva. Hasta que a falta de cinco minutos Aitor consiguió el tanto del empate tras una dejada del atacante marbellí para certificar el resultado final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios