Pereira hace de revulsivo para una igualada con gris imagen

  • Hasta siete ausencias tuvo Pepe Mel para el amistoso ante el Aalen, el primero que disputó durante esta concentración en tierras alemanas.

El Betis no pudo pasar ayer del empate ante el modesto Aalen, un conjunto recién ascendido a la segunda división alemana, en un encuentro donde no ofreció las buenas sensaciones que sí se habían exhibido en los amistosos disputados anteriormente. De hecho, únicamente la reacción verdiblanca cuando se vio con un 2-0 en contra permitió evitar la primera derrota de la pretemporada.

El encuentro comenzó con un Aalen voluntarioso, aunque el equipo de Mel pronto se hizo con el mando del encuentro. Una vaselina de Rubén Castro y otra acción entre el delantero canario y Pozuelo a punto de estuvieron de colocar el primer tanto en el marcador, pero sería el cuadro teutón quien se adelantara, al aprovechar un error de la zaga verdiblanca.

Y es que el delantero Dausch se marchó por velocidad de Dorado para plantarse ante Casto, al que batió con un disparo cruzado. Los locales siguieron apretando tras el gol y el meta bético tuvo que esforzarse para evitar el segundo tanto un minuto después de encajar el primero. El Betis, que no se encontraba a gusto en el césped, con Sergio alternando su posición en el centro con la banda derecha, se fiaba al criterio de Beñat, pero no hallaba el camino de la portería de Bernhardt.

Tras el descanso, los cambios tampoco surtieron los efectos deseados y el Aalen aumentaría su ventaja, al adelantarse el defensa Kister a la zaga verdiblanca para cabecear a la red una falta lateral. Precisamente, el gol del equipo alemán espoleó a los béticos, que poco después acortarían distancia por medio de Juan Carlos, que aprovechó una asistencia de Jonathan Pereira para batir al meta local con un disparo cruzado. El equipo local se encerró atrás para aguantar la ventaja y el Betis pasó a jugar en campo contrario casi todo el tiempo. Fruto de ese dominio llegó el penalti sobre Pereira que acabaría transformando Jorge Molina para colocar el empate.

El cuadro verdiblanco continuó buscando la victoria, pero ya no tendría tiempo para conseguir el tercer gol, en un partido donde no ofreció sus mejores prestaciones y donde se volvió a evidencia que la zona defensiva sufre demasiado cuando Paulao está ausente.

Quizá ésa sea la lectura que realizarán los técnicos béticos, que pretenden que el ansiado central se ponga cuanto antes la elástica verdiblanca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios