Eurocopa de leyenda

2012: Plácida clasificación, mal ambiente

  • Al tiempo que España ganaba los diez partidos de su grupo, los malos resultados en una serie de amistosos provocaron un agrio debate.

LA resaca del gran éxito del Mundial fue dulce, sin duda, pero no habían pasado dos meses desde la final de Johannesburgo cuando las dudas revoloteaban de nuevo sobre la selección. Bastó una dura derrota en un amistoso en Argentina (4-1) para que el debate volviera a abrirse: que si un campeón no puede permitirse encajar una goleada así, que si se jugaba con el prestigio, que si faltaba éste o sobraba aquél. En tiempos de florecimiento de las tertulias televisivas o radiofónicas, el sentimiento de club se dejó sentir con fuerza y en determinadas trincheras capitalinas no se digirió demasiado bien el hecho de que España ganara con seis jugadores del Barcelona como titulares y que la impresión generalizada fuera que el estilo del Barça se había trasladado a la selección.

Pero el caso es que España, ya con la estrella en su camiseta, afrontaba desde septiembre la clasificación para una Eurocopa que de nuevo compartirían dos países, Polonia y Ucrania, y que lo iba a hacer con la práctica totalidad de los héroes de Sudáfrica, pues de entrada no se produjo relevo generacional alguno. La selección debía batirse con un combinado con cierto pedigrí pero largo tiempo alejado de los focos, Escocia, y otro como República Checa siempre rocoso, particularmente en su feudo de Praga. En cualquier caso, favoritismo total para una España que llevaba dos años dominando con puño de hierro el fútbol mundial.

Y la selección cumplió. Desde el 0-4 en Liechtenstein al 3-1 a Escocia en el Rico Pérez, el equipo de Del Bosque vivió una plácida fase de clasificación que saldó con diez triunfos en diez partidos y el seleccionador pudo acometer la tarea de ir retocando un equipo campeón del que se fueron cayendo algunos nombres. Fue el caso de tres de los más veteranos, los defensas Puyol, Marchena y Capdevila, cuyo rol, por sus continuas lesiones en el caso del azulgrana y simplemente por edad en el de los otros dos, fue poco a poco a menos y, de hecho, no llegarían a la fase final. Al tiempo, se reintegraría al grupo Santi Cazorla, ya campeón en 2008 y ausente en Sudáfrica por lesión, irrumpiría Jordi Alba y jugadores como Negredo o Thiago, entre otros, dispondrían de oportunidades.

Claro que no todo iba a ser bueno y, así, los amistosos ante rivales de cierta categoría continuaron siendo un dolor. Porque es que no fue sólo la goleada en Argentina. Un 4-0 en Portugal, donde España jugó con todos los campeones, provocó un cierto cataclismo y a continuación llegaron dos derrotas en Italia e Inglaterra, un empate en Costa Rica e incluso una apuradísima victoria por 3-2 ante Chile. Resultados todos que enturbiaron el ambiente a apenas unos meses de que se iniciara la defensa del título, aunque luego, a la hora de la verdad, España daría la cara.

Caparrós se sale con la suya: Sergio Ramos ya es central 

Debutó en el Sevilla con 17 años... como lateral. Llegó a la selección con 18... también en la banda derecha. En ese puesto se hizo con la titularidad en el Real Madrid apenas llegar al Bernabéu en el verano de 2005 y también ahí vivió los éxitos de la selección en la Europa 2008 y el Mundial de Sudáfrica. Sin embargo, su descubridor, Joaquín Caparrós, mantuvo siempre, desde el primer momento, que el puesto que mejor le iba a ir con el tiempo a Sergio Ramos (Camas, Sevilla, 1986) era el de central, y que además sería el mejor. Hicieron falta siete años, pero al final la profecía del técnico utrerano se cumplió y Ramos, que en sus inicios en el fútbol base había sido extremo, se instaló en el centro de la defensa en el España-República Checa jugado en Los Cármenes y desde entonces forma un gran tándem con Piqué, por más que a nivel personal, fuera del campo, a veces hayan tenido roces. Al cambio de posición, que meses después viviría también en el Madrid, contribuyó, sin duda, el estado físico de Puyol, cuyos continuos problemas, a sus 33 años, empezaron a apartarlo poco a poco de la selección, pero, por sus condiciones y su capacidad de liderazgo, pocos dudaban de que Sergio Ramos –134 partidos ya con España– se haría indiscutible en el centro de la defensa.  

Jugadores de España en la fase de clasificación

8 partidos: Villa (Barcelona) y Sergio Ramos (Real Madrid. 

7 partidos: Busquets y Piqué (Barcelona) y Casillas (Real Madrid). 

6 partidos: Xavi (Barcelona), Silva (Manchester City) y Arbeloa y Xabi Alonso (Real Madrid). 

5 partidos: Llorente (Athletic), Iniesta (Barcelona) y Cazorla (Villarreal - Málaga). 

4 partidos: Puyol (Barcelona) y Capdevila (Villarreal). 

3 partidos: Fernando Torres (Liverpool - Chelsea), Albiol (Real Madrid), Mata (Valencia - Chelsea) y Marchena (Villarreal). 

2 partidos: Javi Martínez (Athletic), Cesc Fabregas (Arsenal - Barcelona), Pedro y Thiago (Barcelona) y Pablo Hernández (Valencia). 

1 partido: Iraola (Athletic), Víctor Valdés (Barcelona). Jesús Navas y Negredo (Sevilla), y Aduriz y Jordi Alba (Valencia).

El partido clave: Escocia 2 - España 3

Escocia: MacGregor; Bardsley, Whitaker, McManus, Weir; Fletchwer, McCulloch (Adam, 46'), Miller, Dorranz (Mackie, 80'); Morrison (Maloney, 88') y Naismith.

España: Casillas; Sergio Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila; Xabi Alonso, Busquets (Marchena, 90'); Cazorla (Pablo Hernández, 70'), Silva (Llorente, 76'), Iniesta; y Villa.

Árbitro: Massimo Busacca (suizo). Expulsó por doble tarjeta a Whitaker (89') y amonestó a Miller.

Goles: 0-1 (44') Villa, de penalti. 0-2 (55') Iniesta. 1-2 (58') Naismith. 2-2 (66') Piqué (pp). 2-3 (79') Llorente.

Incidencias: Partido del Grupo 1 de clasificación de la Eurocopa disputado el 10 de octubre de 2010 en Hampden Park de Glasgow ante 52.000 espectadores.

Llorente frustra la ilusión local.- España, con nueve titulares de la final del Mundial, pareció encarrilar el partido con los goles de Villa e Iniesta.Pero Escocia reaccionó, igualó en ocho minutos y puso en peligro el triunfo español, resuelto por Llorente.    

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios