sevilla - atlético · informe técnico

Planteamiento y desarrollo

  • La defensa de tres equilibró el centro, pero empeoró el ataque estático.

Posiblemente el Sevilla no perdió el partido de ayer por el planteamiento de Emery, sino por decisiones puntuales del árbitro, pero analizar el comportamiento táctico de los once futbolistas que defendieron su camiseta desde el primer minuto hasta el último obliga a poner en una balanza los pros y los contras de ese cambio de dibujo por el que el entrenador guipuzcoano optó. Con la defensa de tres para paliar la baja de Fazio ganó cosas con las que muchos partidos no se le habrían ido como se le fueron en el pasado, sin ir más lejos el derbi, pero también limitó la función de ataque de la maquinaria, que cambió de fisonomía al mover las piezas de sitio y no funcionó como siempre. Digamos que con el 3-4-3 ganó en la recuperación de balón por equilibrio numérico en una zona en la que en muchos partidos estuvo en inferioridad (lo que le impidió tener control incluso ganando), pero, por otro, al mover las piezas de sitio no apareció el juego fluido de Rakitic, ni los extremos estaban en su sitio habitual, sino por dentro.

Con la vuelta al 4-4-2 el ataque estático mejoró, pero fueron pocos minutos, demasiado pocos.

Defensa

La entrada de Cala sirvió para incluir tensión en la marca y para aguantar la pelea casi siempre sucia de Diego Costa, aparte de que el Atlético juega con dos puntas. Botía hacía de hombre libre y no desentonó del todo, pero se vio limitado pronto por una tarjeta. El nuevo patrón lograba equilibrar también la ausencia de Medel en el barrido y, con la ayuda de los carrileros, el Sevilla robaba con más facilidad y mantenía el tipo ante un equipo agresivo y experimentado en el balón dividido, si bien es cierto que Kondogbia no acababa de entender bien los terrenos y provocaba espacios peligrosos.

Entre la tarjeta de Botía y la lesión de Navarro, todo tuvo que volver a lo anterior, o algo parecido, porque con Babá era un 4-4-2 y no el 4-2-3-1 habitual.

Ataque

La nueva posición no sólo de Rakitic, sino de Jesús Navas y Reyes (que tuvieron que convertirse en interiores) impidió que el Sevilla hallara su fórmula mágica en el ataque estático. Errores en el pase fueron habituales debido a que los compañeros no estaban en su sitio de siempre, aunque también la presión del Atlético es asfixiante. Rakitic tenía que retrasar su posición y le costó aparecer, mientras que en las bandas ni Coke ni Alberto Moreno encontraban el camino. A ello se le unía la asfixia en la que caía Negredo, incapaz de dar un paso atrás para ofrecerse.

Cuando Jesús Navas volvió a la banda y todo se pareció a lo que los jugadores del Sevilla están acostumbrados aparecieron las ocasiones, casi siempre en balones colgados desde las bandas. Y ahí ya no estaban los carrileros, sino Jesús Navas, Rakitic cayendo a ellas...

Virtudes

Cambiar el sistema demostró una huida valiente del corsé y mejoró cosas. Buen planteamiento inicial.

Talón de aquiles

Faltó el desarrollo de esa idea.

Uno por uno

Beto Queda la duda de si en el gol pudo estirarse para desviar el centro-chut que intercepta Falcao. El resto, muy correcto.

Cala El mejor. No se arrugó ni con Falcao ni con Costa y estuvo cerca de provocar la expulsión de éste hasta dos veces porque en el cambio pudo picar. Tiene sangre, algo que no sobra.

Botía La amarilla lo condicionó.

F. Navarro De central está más cómodo en este sistema. 

Coke Un puesto que en teoría puede venirle bien, de carrilero, no le dio brillantez, quizá por lo trabado del juego atlético.

Kondogbia Sigue acumulando elogios, pero se le ve perdido demasiadas veces. Está verde.  

Rakitic Extrañó su posición y la de sus compañeros.

Alberto Moreno Ni encontró espacios arriba ni defendió bien.

Jesús Navas Por dentro no estuvo a gusto con tanta pierna.

Reyes Defendió más que dio en ataque, pero se fue pronto.

Negredo Tocó la cara negativa del madrileño. Se ahogó y falló.

Maduro Muy buenos minutos.

Perotti No. Quizá no era el ideal

Babá No aparece en el remate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios