"Podemos competir con los mejores"

  • Tepic, tras su esperada eclosión, confía en que el Cajasol dé grandes alegrías · "El baloncesto lo es todo para mí", confiesa.

Comentarios 3

Milenko Tepic desprende una naturalidad portentosa. Con sólo 24 años se lo ve cómodo con una grabadora en la mano. Tiene una charla amena, un verbo fluido este joven de Belgrado que tras unos inicios esplendorosos en el Partizán fue fichado por el gran Panathinaikos, donde su papel fue durante dos campañas de telonero, con poco protagonismo, no así en la selección serbia. Es campeón de la Euroliga y semifinalista en el Mundial turco. Con menos de un cuarto de siglo, tiene cuerda para rato, tanto por su porvenir como por darle a la sinhueso.

Llegó a última hora a Sevilla, una ganga para un Cajasol que quiere volver a jugar la Copa y el play off. Pagó la factura de la adaptación en las 10 primeras jornadas. En la undécima, apareció con 20 puntos y 23 de valoración.

"Lo más importante era ganar el partido al Blancos de Rueda tras dos derrotas consecutivas. Ahora estamos con seis victorias y cinco derrotas, en el buen camino para llegar a la Copa del Rey. Estoy seguro de que estaremos en el Sant Jordi en febrero. Tengo que encontrar mi rol durante la temporada. Seguro que paso a paso me siento mejor física y mentalmente. Todo el mundo está en la misma sintonía. Tenemos suficiente calidad en la plantilla para competir con los mejores equipos de la Liga y mostrar que somos uno de esos conjuntos fuertes", explica con serenidad Tepic.

Desgrana el serbio la razón por la que ha estado prácticamente inédito en los dos primeros meses: "El baloncesto para mí es todo en la vida. Siempre estoy luchando por encontrar motivación y mi mejor juego, pero a veces no es fácil... Me pasaron muchas cosas antes de venir a Sevilla. No sabía dónde iba a jugar -le quedaba un año en el Panathinaikos-, no tenía noticias. Luego estuve en el Eurobásket y no fueron bien las cosas. También tuve problemas físicos. Cuando cambias algo, te sientes diferente. Varía todo, no sólo los compañeros, el club, la ciudad. Parece que no, pero pasa. Y he seguido trabajando".

Sin embargo, se ha acostumbrado a Sevilla en un periquete, aunque le han echado una mano: "No me costó nada adaptarme a la ciudad. Desde el principio Bogdanovic ha estado conmigo. Él y otros amigos que han venido para hacerme la vida más fácil. Me gusta Sevilla, su temperatura. Estoy feliz".

¿Sabe ya qué quiere Plaza de usted? "Es un buen entrenador. Quiere que estemos juntos, habla con los jugadores, tiene en cuenta sus opiniones e intenta hacernos ver que somos capaces de competir con los mejores de España", dice Tepic, que recuerda una curiosidad: "Plaza es mi primer entrenador no serbio -Vujosevic en el Partizán, Obradovic en el Panathinaikos e Ivkovic en la selección-. Hay cosas en el baloncesto que son iguales en todos lados. Además, Plaza trabajó con otro serbio, Maljkovic. Supongo que intenta aprender lo mejor de otros entrenadores y añadirle su sello, su forma particular de ver el baloncesto".

Aunque es un jugador contrastado, piensa que le queda margen de mejora: "Puedo jugar en varias posiciones dependiendo de quién esté en el otro equipo y de las necesidades del partido. Para mí lo más importante es entender el juego, saber leerlo, ser mejor jugador hoy que ayer y peor que mañana. Y luego hay aspectos que puedes mejorar, el tiro por ejemplo. Pero lo vital es el conocimiento del juego".

Lleva poco aquí y ya valora la ACB: "Es la mejor liga. He jugado en Grecia y en los últimos años había una gran diferencia entre el Panathinaikos, el Olympiacos y el resto. La Liga Adriática es más reñida. En España los jugadores son mejores, pero allí el ambiente crea más presión en la pista, porque hay equipos de varios países".

Tepic tiene un año más de contrato, aunque también puede ejercer una cláusula de salida este verano. "Hablé con Savanovic varias veces antes de venir. Luego me formé mi opinión y he visto un club serio, bien organizado y que tiene posibilidades de crecer. Ya ha jugado la Eurocup y progresando puede estar en la Euroliga. Eso permitiría subir la calidad de la entidad y a mí mejorar y desarrollar mi juego".

De campeones a una escuadra más modesta. ¿Se habitúa a perder casi lo mismo que a ganar? "En los últimos cinco años jugué finales y sé que los objetivos son diferentes pero hay que cambiar la forma de pensar. El Cajasol no es favorito para ganar la Liga o la Copa, pero tenemos ambiciones y, por supuesto, queremos esforzarnos para ganar. De la Copa me han llegado a decir que es incluso más excitante que la Final Four de la Euroliga. Sí, quiero vivir esa competición".

Enumera Tepic quiénes son sus favoritos en la ACB. "Navarro es fantástico, fabuloso. También Teletovic, Freeland, me gusta Ayón...", dice el serbio, que ha formado con varios una colonia de ex yugoslavos en Sevilla: "Cuando vine no conocía al bético Tosic y Bogdanovic nos puso en contacto. También tenemos trato con los sevillistas Spahic y Rakitic. Y con Dragutinovic. Cuando estás fuera intentas vivir como en casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios