Grupo G

Portugal se salva de milagro (2-2)

  • La selección portuguesa se aferra a las matemáticas empatando a Estados Unidos en la última jugada. Repaso táctico de Klinsmann y calamidad lusa, con Cristiano desaparecido.

Comentarios 1

Si un día le dicen que Coentrao tiene más influencia en su equipo que Cristiano Ronaldo seguramente deje de escuchar a aquel que intenta sostener semejante barbaridad. Pero resulta que la megaestrella portuguesa está físicamente tocada y la lesión del cuestionado lateral abrió de par en par las puertas del sueño americano. Paulo Bento, seleccionador portugués, intentó como pudo tapar un boquete que bien pudo certificar el desastre ibérico con la eliminación lusa, pero un gol en la última jugada permite al vecino agarrarse a unas difíciles matemáticas para no despedirse de Brasil, su otrora colonia.

Sin fútbol y con problemas físicos tremendos, Portugal deambuló por el campo durante muchísimos minutos. Sin faro ni profundidad, todo se le puso de cara en un error lamentable de la zaga estadounidense, que convirtió un centro horrible de Veloso en una asistencia mortal a Nani, quien fusiló a Howard sin esfuerzo. Cinco minutos y la selección que dirige Klinsmann ni siquiera había podido jugar con las obligaciones del teórico favorito tras ser aplastado por Alemania.

Sin embargo, con el marcador en contra, Estados Unidos no paró de crecer y Portugal de menguar. De entrada, acumulaba bajas importantes. Rui Patricio (jugó el sevillista Beto), Pepe (el que menos se notó), Coentrao y Hugo Almeida, punta titular el primer día. Para colmo, al cuarto de hora se lesionó su sustituto, Helder Postiga, y tuvo que entrar Eder, de aspecto clavado a Manucho pero todavía con menos gol.

Michael Bradley se las ingenió para merendarse al centro del campo portugués mientras Dempsey ponía en jaque a un lentísimo Bruno Alves. Andre Almeida, reconvertido a lateral por la ausencia de Coentrao, recibió de lo lindo, en particular de parte de un lateral ambidiestro de apellido absolutamente vulgar: Johnson. Si no fuera porque Tim Howard se empeñó en elevar a gran ocasión un tiro lejano de Nani al palo y en desbaratar el rechace posterior a Eder, todo lo demás que ocurrió hasta la pausa conducía a que Estados Unidos remontaría el encuentro. Bradley manejaba, Dempsey progresaba y por la derecha aparecían Johnson o Zusi para castigar a Portugal. Hasta el punto de que Paulo Bento, todavía ganando, gastó su segundo cambio en el descanso colocando a un centrocampista más fuerte (William) por el esta vez lateral Almeida desplazando a Veloso. 

Lo primero que hizo Veloso como lateral fue comerse una internada de Johnson que debió reconcomer a Paulo Bento. Y como esa cuatro o cinco más. Beto salió a tapar una y Bradley recibió un pase de la muerte que Ricardo Costa sacó cuando se colaba minutos antes de que Nani, indolente hasta el hartazgo, marcase con la mirada a Jones y éste la clavara cruzada imposible para Beto. 1-1 y el sueño americano conducía a la pesadilla portuguesa. 

Lejos de corregir nada, Portugal siguió tirando contragolpes de manera espantosa, con Cristiano ausente y Eder convertido en un perfecto estorbo, y ni siquiera la entrada de Varela por Meireles, que desplazaba a los dos mediocentros alineados por Paulo Bento, parecía arreglar lo más mínimo. Así, Klinsmann lo vio claro y metió otro lateral derecho para seguir aprovechando la autopista que había dejado abierta la lesión de Coentrao.

En una sucesión de calamidades para Portugal, ese lateral derecho, Yedlin, entró hasta la cocina y su centro no fue capaz de despejarlo la defensa. Peor aún Bruno Alves rompió el fuera de juego tardando una eternidad en levantarse y así en segunda jugada Dempsey empujó el 2-1 que clasificaba a los yankis y mandaba para caso al vecino ibérico.

Con el grupo totalmente patas arriba, pues Estados Unidos estaba clasificada, la única aparición de cierto mérito de Cristiano devolvió algo de vida a Portugal. Un centro suyo lo clavó Varela en el minuto 95 para frustar a los americanos y abrir de par en par el grupo. Ahora Portugal necesita ganar ampliamente a Ghana y que Estados Unidos pierda con Alemania, mientras a Ghana le podría valer una victoria mínima dependiendo del otro partido. Eso sí, un empate entre Alemania y Estados Unidos clasifica a ambos. Klinsmann, seleccionador americano, lo fue de Alemania como anfitrión del Mundial 2006. Su ayudante era... Joachim Löw.

Ficha técnica

Estados Unidos 2: Howard; Johnson, Cameron, Besler, Beasley; Zusi (Omar González, 92'), Jones, Beckerman, Bradley, Bedoya (Yedlin, 73'); y Dempsey (Wondolowski, 88').

Portugal 2: Beto; Joao Pereira, Ricardo Costa, Bruno Alves, Andre Almeida (William, 46'); Veloso, Meireles (Varela, 68'); Nani, Moutinho, Cristiano Ronaldo; y Helder Postigal (Eder, 15')-

Árbitro: Néstor Pittana (Argentina). Amarilla a Jones.

Goles. 0-1 Nani (5'). 1-1 Jones (64'). 2-1 Dempsey (81'). 2-2 Varela (95').

Incidencias. Encuentro de la segunda jornada del Grupo G del Mundial de Brasil disputado en el Amazonia Arena de Manaos ante 40.000 espectadores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios