Posible esguince de rodilla de Curry, que desata la alarma

  • La estrella de los Warriors podría estar entre dos y cuatro semanas de baja, dependiendo del grado

Los Golden State Warriors sumaron en Houston su victoria más cara: ganaron 121-94 a los Rockets en el cuarto partido de la serie de primera ronda de los play offs, pero perdieron a Stephen Curry por una lesión en la rodilla derecha que paralizó a toda la NBA. Los primeros rumores apuntaban a un esguince de rodilla. Si así fuera, y dependiendo del grado, podría estar entre dos semanas y un mes de baja. Pero son sólo estimaciones vagas. Ayer fue sometido a una resonancia magnética para realizar un diagnóstico más preciso. "No sabré nada hasta mañana", dijo Curry, de 28 años, en la noche del domingo en la cancha de los Rockets. "Me resbalé y caí".

La jugada ocurrió en el instante final de la primera parte del partido. Curry defendió una extraña posesión de los Rockets y resbaló en la cancha. Su rodilla derecha fue la que más sufrió.

Curry, máxima estrella de la NBA, se dio cuenta inmediatamente de que algo no iba bien y se marchó al vestuario. Intentó regresar, pero justo antes de comenzar la segunda mitad tuvo que abandonar definitivamente.

"Volvió para intentar moverse, pero no estaba bien", dijo después su entrenador, Steve Kerr. "Quería seguir jugando, pero no lo dejamos. Me siento muy mal por él. Con suerte, estará de nuevo sano en poco tiempo. Estuvo sano durante toda la temporada".

Fue todo un golpe para un jugador que ya se perdió los dos anteriores encuentros de la serie por una lesión de tobillo. Nada grave, y menos en comparación con lo que ahora puede tener.

La lesión provocó un vuelco en los pronósticos. Nadie se atreve a situar ahora a los Warriors como máximos favoritos, pese a que la franquicia californiana batió el récord de victorias en una temporada regular con 73 triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios