real betis

Precedentes que ya levantan recelos

  • En las dos últimas temporadas, el Betis cayó en picado justo después de levantar cierta euforia con sus resultados · El gafe del sábado se amplía a 16 partidos sin ganar

Comentarios 0

La plantilla verdiblanca y el propio Paco Chaparro fueron los primeros en frenar la euforia del entorno tras la victoria ante el Espanyol. Y no les faltaban motivos. Los precedentes de las dos últimas temporadas invitan cuanto menos a la precaución, ya que el equipo bético tuvo rachas de buenos resultados que levantaron los ánimos de la afición, pero luego peleó por la permanencia hasta las últimas jornadas. De ahí que Chaparro insista en su mensaje de que se va a sufrir hasta el final.

Hace dos temporadas, con Lorenzo Serra en el banquillo, el equipo bético consiguió una magnífica racha de resultados desde la jornada 28ª a la 32ª, sumando 11 de 15 puntos posibles. El Betis comenzó empatando ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, algo que estimuló al equipo, que enlazaría tres victorias consecutivas, ante Racing (1-0), Villarreal (1-2) y Sevilla (2-1), a lo que seguiría un empate ante el Cádiz en el Ramón de Carranza.

La tranquilidad se instalaría en Heliópolis, ya que la permanencia se veía prácticamente a un paso. Pero en las cuatro jornadas siguientes, el Betis sólo conseguiría un empate ante el Athletic, lo que le volvió a meter en la pugna por el descenso, sobre todo tras una derrota con el Alavés. Finalmente, la victoria en la penúltima jornada ante el Mallorca certificaría la permanencia, no sin sufrimiento.

Pero las similitudes son aún más grandes con la temporada pasada, en la que sólo logró salvar la categoría en la última jornada. Entonces, el Betis sumaría 14 puntos de 21 posibles entre las jornadas 15ª y 21ª, lo mismo que ha conseguido con Chaparro hasta la derrota ante el Deportivo. Además, esta racha de resultados coincidiría con el cambio de técnico, algo que también ha ocurrido en esta ocasión, y el efecto Luis Fernández, que duró un mes. Posteriormente, el conjunto verdiblanco sólo ganaría un partido más en cuatro meses, ante el Deportivo (0-1), hasta la última jornada del campeonato.

La línea ascendente comenzó, de todas formas, en el último partido con Jabo Irureta nominalmente al frente del Betis, cuando ganó al Nàstic (0-1). La reacción se consolidaría durante el mes de enero, también igual que en esta ocasión, con las victorias ante Celta (1-0), Valencia (2-1) y Athletic (1-2), los empates ante Racing (1-1) y Barcelona (1-1) y únicamente una derrota ante Osasuna (5-1). Luego llegarían las polémicas en el derbi de Copa y la cuesta abajo de un Betis que tuvo que recurrir a Paco Chaparro en la última jornada para mantener la categoría.

Para terminar con los parecidos, la temporada pasada la Real Sociedad visitó al Betis, en un partido disputado en sábado a las diez de la noche pero en La Cartuja, en una situación parecida a la del Deportivo en esta jornada y consiguió imponerse por la mínima y con Miguel Ángel Lotina como entrenador, al igual que en esta ocasión.

Si a todo esto se le suma el gafe con los partidos disputados en sábado, en los que hace casi dos años que el Betis no obtiene una victoria, sumando 16 partidos, con ocho empates y otras tantas derrotas, la temporada bética empieza a parecerse peligrosamente a las dos últimas, aunque el final también sería firmado por los béticos. Desde el 25 de marzo de 2006, cuando el Betis venció en Villarreal, con dos goles de Robert, no gana en sábado, algo que ya empieza a tomarse en serio.

Los precedentes están encima de la mesa, aunque el propio técnico bético ha comentado durante este mes que no va a ocurrir una situación parecida con él al mando de la nave verdiblanca. Las claves del método de Chaparro deben servir para mantener la intensidad y concentración necesarias en un equipo falto de carácter, algo de lo que adoleció ante el Deportivo.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios