Primero consistencia y luego pegada

  • El sistema 4-1-4-1 tapa agujeros atrás, hace que el balón circule más cerca del área rival y tarde o temprano decide la calidad

Marcelino ya lo sabe. O debe saberlo: con la plantilla de que dispone, con sus características técnicas y sobre todo físicas, mejor es que salga un solo punta y que por el medio pulule más gente, aunque alguno, como Trochowski, tenga la consistencia de una pompa de jabón. Por lo menos pasa por allí y la da en cortito, que ya es algo. Asegura más la pelota. En definitiva, el 4-1-4-1 hace que los partidos no sean tan de ida y vuelta, que el rival no se asome tanto por las inmediaciones de Javi Varas. Medel no debe acudir a apagar tantos fuegos y el riesgo del desequilibrio en el medio disminuye. Con esa solvencia defensiva y más posesión de balón, tarde o temprano la calidad invivodual aparece y decide: el golpeo de Rakitic a balón parado, el imponente físico de Fazio al remate, el látigo que Manu tiene en su pierna derecha. Y Kanoute, claro.

Defensa

No es que Medel hiciera ayer su mejor partido desde que viste la camiseta blanca del Sevilla, ni mucho menos, pero al menos no abandonó la zona que jamás debe desproteger, la que se abre ante las barbas de los centrales. Y ya no montó el visitante esos alegres contragolpes que tan bien aprovecharon el Racing y el Granada. El Getafe no tuvo tantas facilidades.

También tuvo mucho que ver que la posesión del balón no fue tan discutida. En partidos anteriores, el Sevilla quería tenerla, pero con Medel y Trochoswki en medio de un latifundio, el enemigo se hacía con la pelota por pura inercia. Eso ya no ocurre y atrás sufren menos. Fazio ayuda a la consistencia con su presencia y aplomo.

Ataque

En la primera parte el juego no resultó fluido, Trochowski jamás apareció y a Rakitic le costó sostener el ritmo adecuado, aunque filtró algún pase de calidad. Los extremos sólo progresaron cuando se animaron a salir de la cal y probar por otras zonas. La capacidad de sorpresa del Sevilla fue escasa y Negredo quedó aislado en punta.

El gol de Fazio al cabecear un saque de esquina soltó algo las amarras porque el Getafe se abrió, y fue con la entrada obligada de Del Moral cuando el cielo se le abrió del todo al Sevilla. Al maniobrar por la izquierda, Manu va a soltar sus potentes derechazos, como el de ayer.

virtudes

El 4-1-4-1 procura seguridad atrás, equilibrio y más balón en el medio. La calidad desequilibra arriba. Y facilita que los suplentes eleven el nivel cuando salen.

talón de aquiles

Con 0-0 el juego es poco fluido aún.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios