Mallorca | betis · la previa

Prohibido caer en la relajación

  • Ocasión La victoria ante el Madrid debe servir como punto de inflexión a la temporada del Betis, que necesita evitar un traspié en Mallorca para no volver a pasar apuros en la tabla Alineación Chaparro repite el once de la semana pasada

Comentarios 3

El Betis se ha convertido en un equipo ciclotímico, que lo mismo se eleva a cotas inalcanzables tras lograr una victoria, que se hunde en el pesimismo tras el primer traspié inesperado. Ése es el sino de un equipo cogido con alfileres, que necesita de su máxima motivación para andar con dignidad por la categoría.

Paco Chaparro no quiere que sus jugadores cometan el mismo error que hace un mes, cuando la euforia se disparó tras el triunfo ante el Espanyol, por lo que su primera tarea de la semana se encaminó a evitar una posible relajación. Cuatro puntos separan al Betis de la zona de descenso, la mayor distancia de la temporada, pero todo podría quedar reducido al mínimo con una derrota ante el Mallorca.

Los precedentes no invitan precisamente al optimismo en verdiblanco. Cada vez que el Betis puede sacar la cabeza del descenso, la caída se convierte en más dolorosa si cabe. Chaparro no permite la más mínima relajación a los suyos, consciente de esa tendencia autodestructiva que anida en el Betis en las últimas temporadas. Además, las visitas a Mallorca suelen acabar en derrota, aunque allí se escribiera una de las páginas más brillantes del centenario club verdiblanco, al lograr la clasificación para la Liga de Campeones hace ya casi tres años.

La temporada pasada, el Betis acudió en una situación parecida a la actual y en cuatro minutos ya había recibido dos goles, en un partido que marcaría el inicio del declive bético. Precisamente, los comienzos de los partidos son uno de los aspectos que Chaparro se ha propuesto mejorar, con la receta de máxima concentración, la mejor manera de evitar sobresaltos.

Como excepción a la temporada, el aficionado bético podrá recitar de memoria el once que Chaparro pondrá en liza, que incluso se ha permitido el lujo esta semana de no ensayar con su equipo base hasta el último entrenamiento. El técnico, como ya realizara tras la victoria en Montjuïc, apostará por los mismos jugadores que vencieron al Madrid, un premio al buen trabajo realizado y también con la intención de que por fin aparezcan los automatismos. Si, además, jugadores como Mark González se empiezan a sumar a la causa verdiblanca, el Betis podrá ir mostrando las señas de identidad que el técnico trianero lleva buscando desde su llegada al banquillo.

Como no podía ser menos, Edu y Pavone serán las otras dos referencias atacantes de los verdiblancos y les tocará abrir la lata de una defensa que no es la mejor línea del equipo rival. La baja del portugués Nunes será ocupada con casi total seguridad por Ballesteros, el rudo defensa bermellón que ya fue expulsado en la ida, posibilitando una de las mejores tardes para la parroquia bética.

Al mediocampo verdiblanco, donde se alinearán Arzu, Rivera y Capi, le tocará frenar al mejor jugador local, el argentino Ibagaza, una tarea parecida a la del sábado pasado cuando tocó detener a Guti, pasadores del mismo estilo y verdaderos motores del juego de sus equipos. Por la capacidad del Betis de acabar con las asociaciones entre Ibagaza y Güiza pasarán sus opciones de puntuar en Mallorca, el rédito mínimo exigido.

Pero no se encontrará facilidades, ni mucho menos. Gregorio Manzano señaló el encuentro ante el Betis en rojo en su calendario y así lo ha demostrado durante la semana, donde su comportamiento ha sido radicalmente distinto a otras ocasiones. Reuniones con los capitanes, diálogos continuos con sus jugadores más decisivos e incluso broncas a pie de césped como aspectos para aumentar la competitividad de un equipo capaz de exhibirse ante los grandes como de caer ante cualquiera.

Manzano no quiere pasar apuros en su tarea de lograr la permanencia y para eso se le hace necesario vencer al Betis, del que sólo está un punto por delante en la clasificación. Además, el técnico se ha propuesto romper la dinámica de empates en la que está inmerso su equipo y así se lo ha solicitado al grupo.

El Betis necesita puntuar en el Ono Estadi para demostrar que el triunfo ante el Madrid no fue fruto de la casualidad y, como añadido, alejarse de la zona de descenso. Y la primera regla de Chaparro para conseguirlo es clara, prohibido caer en la relajación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios