Promesas del Este

  • El ucraniano Lebedintsev, nueva perla tras los checos Balvin y Santoransky, el georgiano Burjanadze y el letón Porzingis.

Las apreturas económicas llevaron en su día al Cajasol Banca Cívica a desprenderse del filial en la LEB Plata por el alto costo, pero no por eso descuida su cantera y las incorporaciones de jovencísimas perlas que encuentra interesantes con vistas al futuro. Es más, no viene mal con el nuevo marco de contratación aplicado desde este verano en la Liga Endesa, que exige a los jugadores, para que sean catalogados de formación, que estén tres temporadas federados en España, que aterricen en Sevilla críos con proyección para que vayan haciéndose a fuego lento en las instalaciones de Pino Montano y que en el caso de llegar a la élite no sean considerados europeos/cotonous ni tampoco extracontinentales.

Si hace unos años la tendencia era incorporar a chavales africanos, ahora ha cambiado la estrategia, aunque sigue habiendo uno en el filial, el interior de Gambia, con pasaporte congoleño, Ali Sinera, un pívot de 17 años y 2,06. Hoy, sin embargo, las promesas vienen del Este.

El último en incorporarse a la disciplina cajista firmó su contrato hace sólo unos días. Nacido en Odesa en 1996, Pavel Lebedintsev es un escolta ucraniano que ha convencido a los técnicos y que ya se prepara junto al resto de chavales para participar en el Memorial Nicolás López Gay, un cuadrangular que se disputa en Pedrajas de San Esteban (Valladolid) del 29 y 30 de diciembre y en el que el Cajasol, vigente campeón, comparte cartel con el Unicaja, el Valencia Básket y el Estrella Roja.

Lebedintsev llegó hace más de un mes a Sevilla para probar, pero se lesionó la muñeca y los entrenadores de la cantera hispalense no pudieron valorar ningún test. Ha vuelto y, a pesar de que arrastra una dolencia en el tobillo, ya se le ha podido ver en directo. Los primeros informes hablan de que es un escolta técnicamente muy apto y con capacidad anotadora, aunque lógicamente, al ser tan joven, tiene que trabajar muchísimo el aspecto físico y coger músculo.

Da la casualidad de que Joan Sastre se cruzó con su hermano Andriy en el Europeo sub 20 de Bilbao, con triunfo español en el envite en un gris encuentro de ambos.

El Cajasol parece dispuesto a encontrar piezas de valor a largo plaza en el mercado de Europa del Este. Con la incorporación de Lebedintsev ya son cinco chavales en los últimos dos años y medio que han llegado a Sevilla desde aquella zona del continente. El primero en firmar por el club sevillano fue Tomas Satoransky, que ya con 17 años despuntaba en Chequia y se hablaba de su prometedor futuro, consolidándose luego en San Pablo como uno de los mejores jóvenes de la competición. El base compatibilizó el primer equipo con el filial en su temporada de estreno hasta que la pasada campaña dio un rendimiento muy alto al subir su cuota de protagonismo con las lesiones de Calloway. Todos vinculan su porvenir con la NBA.

Ondrej Balvin, espigado pívot al que le queda aún por pulirse, fue otro refuerzo procedente de Chequia. El interior de 2,17 y 19 años debutó en la ACB y en la Eurocup en el anterior curso. Ahora se ejercita con el primer plantel y con el segundo equipo, siendo el máximo anotador de la tropa de Juanma Pino en la EBA con 14 puntos por encuentro.

También lleva un par de años en Sevilla Beka Burjanadze, un georgiano de 17 años y 2,00 metros del que también tiró Joan Plaza en el pasado ejercicio, así como en las pretemporadas. Internacional por su país en categorías inferiores, el exterior ocupa el tercer puesto en el ranking anotador del filial con 9 puntos por choque, por detrás de Balvin y del africano Sinera.

Kristaps Porzingis, que también tiene un hermano en activo, es un mozalbete letón que se incorporó en septiembre de 2010 a la disciplina cajista. Alero de 2,04 y buena mano, pertenece a la generación del 95 y también forma parte de la hornada de chavales que tiene a sus órdenes Pino, aunque echa una mano en los entrenamientos de Plaza cuando es necesario. En cuatro comparecencias con el filial promedia 3,5 puntos.

Le toca el turno ahora a Lebedintsev, que querrá seguir la estela marcada por Satoransky y, siendo una promesa del Este, hacerse un hueco en la ACB.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios