el derbi sevillano · frente a frente4 Faltas recibidas 315 pases al área 51 asistencias de gol 09 Balones perdidos 5

Puñales vestidos de blanco

  • La banda derecha del Sevilla fue una amenaza constante para un Betis que se defendió hasta que pudo · Daniel, con una asistencia y un gol, el mejor del derbi

Comentarios 0

La diferencia actual que existe futbolísticamente entre Sevilla y Betis salió a la luz en el derbi disputado en la noche de Reyes en el Sánchez-Pizjuán. Pero en el lugar del campo donde se vio un mayor desnivel entre ambas escuadras fue en la banda derecha nervionense, impresionante toda la noche, y que hizo inútil los intentos de los jugadores del Betis de tapar la fuente de fútbol del Sevilla.

La mejor noticia para los locales llegó justo antes de la Navidad con la amarilla que el Comité de Competición le quitó a Daniel. Un futbolista que se toma estos partidos con un plus de motivación -y eso que no suele necesitar una dosis extra- y que demostró porqué está considerado como un de los mejores laterales en su banda.

Por contra, en el lado bético era muy esperado ver a Mark González, uno de los jugadores que deben ser referencia en este Betis, y que se veía las caras con Daniel.

Los primeros minutos fueron un poco de tanteo. El Betis salió más ofensivo de lo que Manolo Jiménez esperaba, y Mark González guió varias contras con cierto peligro. Lo malo para el chileno es que era el día de Jesús Navas y, sobre todo, de Daniel. Los puñales vestidos de blanco lanzaban un ataque tras otro sin que nadie pudiera detenerlos. Ni Damià, ni Toni, ni el propio Mark González, que acabó desfondado de tanto bajar para ayudar.

La primera pincelada del lateral nervionense fue a los cinco minutos. Daniel dio dos o tres vueltas sobre sí mismo con el balón siempre controlado, mientras que Damià, Mark y Arzu no sabían por dónde meterle mano para arrebatarle la posesión. Y como si tal cosa, el bahiano lanzó un preciso pase para que Jesús Navas créase la primera gran ocasión del equipo local. Como respuesta, Speedy González condujo una peligrosa contra que Dragutinovic tuvo que cortar con una falta para evitar males mayores.

Además, el jugador chileno nunca se sintió del todo cómodo por la presencia de Edu cerca de su cal, por lo que se tuvo que buscar nuevos huecos para llegar al área de De Sanctis. Una de las pocas veces que Mark González tuvo un uno contra uno frente a Daniel con el balón sus pies el cuero se marchó a córner. El futbolista verdiblanco mostró una velocidad punta endiablada, pero precisamente son esa clase de jugadores los que mejor se le dan al brasileño del Sevilla a la hora de defender, ya que sólo utilizan la salida de su pierna buena y no obligan a su marcador a darse la vuelta.

Conforme pasaban los minutos de la primera parte, al ex del Liverpool se le fue notando la inactividad. Esto propició que Daniel no tuviera que mirar atrás, y si es peligroso teniendo que cumplir con sus funciones defensivas, cuando el contrario no le pone a prueba él se marcha al ataque con alegría y sobre todo calidad. Jugadas de todos los colores, pases al área de lejos y de cerca, una asistencia de gol a Luis Fabiano, un gol de falta con la colaboración de Damià. Anoche en Nervión se vio al Daniel de siempre. A ese futbolista único.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios