Purito lo intenta y Ulisi remata

El italiano Diego Ulisi (Lampre) consiguió, después de tres años de su estreno, su segunda victoria de etapa en el Giro de Italia al imponer su peadalada en la subida a Viggiano, que coronaba la quinta, en la que el español Joaquim Purito Rodríguez atacó en el último kilómetro y superando casi sobre la llegada a Cadel Evans y a los colombianos Julián Arredondo y Rigoberto Urán.

El australiano Michael Matthews (Orica), por su parte, conserva la maglia rosa de líder, ahora con 14 segundos de ventaja sobre el holandés y compañero de equipo Peter Weening, segundo en la clasificación, y 15 sobre su compatriota Evans.

La jornada ofrecía el primer contacto con la montaña, con un ascenso de ocho kilómetros en Valico di Serra di San Chirico, cuando se habían cubierto 130, y luego la doble subida final a Viggiano, cerca del domicilio de Domenico Pozzovivo, con tramos de hasta el 8 por ciento. Purito Rodríguez (Katusha), el más perjudicado en las primeras etapas en suelo norirlandés, tenía una buena ocasión para buscar la victoria y, de paso, reducir diferencias en la general.

La escapada del día se formó con 11 corredores en los 10 primeros kilómetros: Elia Viviani (Cannondale), Ben Swift (Sky), Tyler Farrar y Fabian Wegmann (Garmin), Miguel Ángel Rubiano (Colombia), Tony Hurel y Bjorn Thurau (Europcar), Marco Frapporti (Androni Giocattoli), Yonathan Monsalve (Neri Sottoli), Kenny Dehaes y Tosh Van der Sande (Lotto-Belisol).

El equipo Orica-GreenEdge del líder Matthews dejó hacer, pero el viento en contra impidió que la ventaja pasara de los cinco minutos. A 70 kilómetros de la llegada el Katusha de Purito colaboró con el Sky, el BMC y el Tinkoff Saxo en cabeza del pelotón para echar abajo la aventura de los fugados. El pelotón engulló a la cabeza de carrera cuando aún restaban 20 kilómetros para el final, aunque el alemán Thurau todavía persistió en su intento durante unos minutos más. El BMC de Cadel Evans controló el grupo mientras arreciaba la lluvia. Con el piso resbaladizo, los corredores tuvieron que redoblar sus precauciones en el descenso de Viggiano. Sólo el italiano Gianluca Brambilla, que estaba a nueve segundos de Matthews en la general, arriesgó y se fue por delante, pero el Katusha de Purito echó abajo la fuga a 1.300 metros de la llegada. El catalán entonces tomó las riendas de la carrera en el último kilómetro, pero no pudo arañar nada positivo pese al gran trabajo de su escudero Dani Moreno. No aguantó en los últimos metros y fue superado por un lanzado Diego Ulisi que se apuntó el triunfo de etapa holgadamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios