Liga de campeones

El Real Madrid apela a la épica

  • El club activa su maquinaria en el desesperado intento por lograr una remontada histórica ante el Dortmund. Mourinho podría apostar por una variante más ofensiva de lo habitual.

Comentarios 2

El Real Madrid apelará hoy a la épica en su desesperado intento por remontar el 4-1 ante el Borussia Dortmund y alcanzar así una final de la Liga de Campeones que de momento ve como un sueño muy lejano. El equipo de José Mourinho se llevó el miércoles una derrota de Alemania con la que no contaba en la ida de las semifinales. Su rival lo sacó del campo con fútbol y empuje, que es lo que ahora busca el Real Madrid para propiciar una noche mágica.

Para ello, el club activó su maquinaria propagandística con el fin de pedir el apoyo de su hinchada, que ayer reforzó Sergio Ramos al manifestar: "Nos jugamos la vida. La afición debe calentar el partido desde el primer minuto".

Pero el Real Madrid necesitará bastantes más cosas que corazón e hinchada para superar ampliamente a un Borussia Dortmund que fue notoriamente superior en los tres partidos jugados ante los blancos esta temporada en Liga de Campeones (2-2, 2-1 y 4-1).

Al menos, Mourinho ha recuperado a tiempo a su gran estrella, Cristiano Ronaldo, quien superó unas molestias musculares. La cuestión es ver quién acompañará al portugués en su intento de abordaje al potente barco alemán.

Al contrario de lo que ocurrió en la ida, Mourinho renunció a dar el equipo titular: "En Dortmund la situación era obvia, era un equipo sin dudas, todos lo sabíamos. Mañana la situación es diferente. Podemos jugar con gente o sistema que normalmente no utilizamos".

Lo más probable es que el Real Madrid renuncie al trabajo de Khedira y sea Modric quien acompañe a Xabi Alonso en la medular. Otra posibilidad, todavía más ofensiva, es que el Real Madrid juegue con Higuaín y Benzema como acompañantes de Cristiano Ronaldo. Son medidas desesperadas para una situación desesperada, como es intentar remontar tres goles a un rival que de momento no ofreció grietas en sus costuras.

El Borussia Dortmund llegó a Madrid con la confianza propia de un equipo que lleva una amplísima ventaja a un rival al que sabe cómo dañarlo.

Mourinho todavía no ha ganado el duelo táctico a su colega Jürgen Klopp, quien aprovechó cada una de las debilidades del conjunto blanco proponiendo buen fútbol, disciplina, variantes atacantes y entusiasmo. Una combinación por el momento irresistible y que permitió al Borussia Dortmund ser el único equipo invicto en la presente Liga de Campeones.

A la cabeza de todos se sitúa la nueva estrella del fútbol europeo, el delantero polaco Robert Lewandowski, quien el miércoles se convirtió en el primer jugador de la historia de la Liga de Campeones en anotar cuatro goles en unas semifinales.

En ese encuentro, Pepe ni vio al jugador polaco, quien hizo lo que quiso con el portugués. Mourinho prepara un nuevo plan defensivo, pues Ramos será central y Essien ocupará el lateral derecho.

El reto del Borussia Dortmund es lograr un gol en el Santiago Bernabéu para tener un acceso medianamente tranquilo hacia la final. Para ello, además de Lewandowski, cuenta con volantes tan reconocidos como Reus y Götze.

El Real Madrid se encomienda a la épica y a los 80.000 hinchas que alentarán al equipo blanco en un intento de rememorar viejas noches de remontadas, muy lejanas ya en el recuerdo.

Pero para voltear una diferencia de tres goles deberá acudir preferentemente al fútbol y al buen juego, ausente durante buena parte de la temporada.

Delante tendrá un Borussia Dortmund agigantado y con una única duda: ¿podrá mantener su seña de identidad ahora que se sitúa en puertas de toda una final de la Liga de Campeones?

Hoy será el momento de obtener respuestas, de ver si el Real Madrid recupera los épicos hábitos del pasado o si el Borussia Dortmund confirma que está construido con los materiales que forjan a los campeones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios