Reparto de las culpas

  • Luis Aragonés continúa bastante preocupado por el error del gol peruano el sábado · "La gente habla de centrales; yo, de equipo", afirmó el seleccionador con la intención de descargar de presión a la zaga

El técnico de la selección española, Luis Aragonés, explicó en la vuelta a los entrenamientos con sus jugadores que encajar goles como el del pasado sábado ante Perú (2-1) no es un problema de los centrales, sino de la actitud defensiva del conjunto, que debe saber competir cuando tiene ventaja en el marcador. Aragonés no para de repetir que un gol de ese estilo puede obligarte a hacer las maletas antes de tiempo.

Dos días después de la apurada victoria contra los peruanos, Aragonés se mostró satisfecho en términos generales con la primera prueba hecha antes de la Eurocopa, pero avisaba, en una entrevista concedida a la página web de la Federación Española, que "nadie ha sido campeón con errores en esa parcela".

"Cuando uno va ganando debe saber competir. No se puede cometer el error de, por querer jugar un balón, que te llegue un gol así. Esos balones hay que sacárselos de encima. La seguridad defensiva debe estar por encima de todo", señaló.

"Para defender bien, lo primero es la seguridad. Los jugadores estaban avisados. Cuando vas ganando, el contrario debe jugar los menos minutos posibles. Pero a nosotros el equipo se nos hizo demasiado largo, hubo demasiada distancia entre líneas", agregó.

El técnico descarga de culpas a los centrales, Marchena y Puyol, cuyo rendimiento ha sido puesto en entredicho. "La gente habla de centrales; yo, de equipo", indicó. No obstante, recuerda que "mantener a cero tu portería es vital". "Los últimos grandes, Italia, Grecia, lo han sido por eso. Pero tenemos una gran virtud y es que llegamos con facilidad. Lo que tenemos que hacer es juntarnos bien y ordenados, porque el que lo hace así es el que mejor defiende", destacó el selecionador nacional en dicho comunicado.

Luis Aragonés asegura que la selección española no cambiará mucho tácticamente de lo que pudo ofrecer ante Perú el pasado sábado en Huelva. "Tácticamente, vamos a andar jugando por ahí. A Villa le obligamos a hacer más trabajo, bajando a mediocampo e insistiremos en ello, es lo que queremos. Andaremos, repito, con dos delanteros en punta para aprovechar el peligro de Villa y Torres o con uno y medio, con Iniesta", resaltó Aragonés.

En la jornada de ayer, el seleccionador programó dos sesiones a puerta cerrada, siendo la primera muy corta por la fuerte tormenta que azotó la capital de España. Pero antes de poner a los internacionales a realizar los diversos ejercicios, Luis Aragonés charló con sus futbolistas durante más de veinte minutos. El técnico, que expresó el pasado sábado su descontento por el gol encajado frente a Perú, se reunió con sus jugadores en el vestuario, antes de saltar al césped, por lo que la plantilla inició el entrenamiento quince minutos más tarde de la hora prevista. No se conocen detalles concretos de la conversación del seleccionador con sus hombres, pero la cara de malestar de Aragonés a la llegada a la Ciudad del Fútbol lo decía todo.

Antes de la charla, los 23 jugadores se habían reincorporado a la concentración del equipo nacional tras el día de descanso que disfrutaron el domingo. Los internacionales llegaron antes de las 11:30. El primero fue el seleccionador, seguido minutos después por el portero Pepe Reina.

Tras la charla matinal a sus jugadores, el seleccionador quiso trabajar con tranquilidad, pero no ensayó nada para el partido ante Estados Unidos. En la sesión vespertina, de casi hora y media, mandó la presencia del balón, con titulares y suplentes mezclados.

Luis medita realizar varios cambios ante Estados Unidos. Reina y Palop podrían repartirse una parte cada uno del partido, Albiol tiene opciones de entrar en el centro de la defensa y Marcos Senna por Xabi Alonso en la demarcación de medio destructivo.

Aragonés estudia dos opciones para el ataque. Si Torres no puede jugar, el seleccionador podría devolver la titularidad a Cesc, que necesita minutos para coger ritmo tras una lesión de tres semanas, o colocar en punta a Güiza como pareja de ataque de Villa.

Después del entrenamiento, los internacionales españoles recogieron sus pertenencias y se desplazaron en autobús a un hotel de Barajas. Allí dormirán para evitar posibles atascos hoy. A las 9:30 partirán rumbo a Santander.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios