Rescatador del pizjuanismo

  • Fallece Eugenio Montes, el presidente del Sevilla más duradero después de Ramón Sánchez-Pizjuán

Comentarios 7

A los 92 años de edad dejaba de existir Eugenio Montes Cabeza, el hombre que le devolvería al Sevilla el sentimiento pizjuanista, el que terminaría el estadio  que fue el gran sueño de Ramón Sánchez-Pizjuán, el hombre que marcaría su vida y el único que estuvo más tiempo que él en la presidencia del Sevilla. Eugenio Montes fue presidente desde el mes de enero de 1973 hasta febrero de 1984, pero mucho antes había sido hombre importante en el club, pues Sánchez-Pizjuán le encargó que organizase las Bodas de Oro y un cuarto de siglo después, ya como presidente, hizo lo propio con las Bodas de Platino.

Eugenio Montes Cabeza nació en Triana el 15 de agosto de 1915, en el número 16 de la calle Castilla. Nunca renunció a su condición de trianero, pero su sevillanía incuestionable le ampliaba el abanico devocional. “Aunque me considero trianero cabal, me conmuevo ante la visión de la Macarena”, declaraba en una entrevista que vio la luz en este periódico en el año 2002.

Estudió en los Jesuitas de Villasís y Derecho al otro lado de la calzada, cuando la Universidad se encontraba en los impares de Laraña,  pero el último año de Bachillerato lo hizo en el Instituto público. Le cogió la guerra a mitad de la carrera de Derecho, la acabó cuando el país se debatía en una posguerra de hambre para, inmediatamente, entrar de pasante en el bufete de uno de los abogados más prestigiosos de la ciudad, Ramón Sánchez-Pizjuán y Muñoz.

En aquel despacho de calle Moratín 1, Eugenio Montes fue pasante en compañía de Arturo Otero y de José María Candau. En 1950 se casa con una señorita de la alta sociedad sevillana, Mercedes Delgado Barea, hija de don Carlos Delgado Brackenbury, un personaje en aquella España de vencedores y vencidos. Por entonces ya era declaradamente sevillista, algo que se le iría acentuando con el trato diario con Pizjuán.

Y en los primeros 50, Pizjuán decide que le ayude en la directiva del Sevilla Club de Fútbol y Montes recibe como primer encargo lo de poner en marcha las Bodas de Oro del club, que se fían para octubre de 1955. Ahí es cuando se mete en el tuétano de una sociedad a la que querrá tanto que en cuanto tiene ocasión, Franco ya ha muerto, le devuelve su nombre primigenio, el anglófilo de Sevilla Fútbol Club. Y es que con Franco vivo, los barbarismos estaban rigurosamente prohibidos.

Cuando muere Pizjuán en noviembre de 1956 monta bufete propio con Arturo Otero en la céntrica calle Bilbao y permanece en el Sevilla hasta que arriba a la presidencia el Marqués de Soto Hermoso. En 1967 sufre la pérdida de su mujer, que muere a causa de un cáncer irrebatible. “Fue una carrera hacia la desesperanza por todos los grandes médicos de España, que hasta la visitó don Gregorio Marañón”. De su matrimonio nacieron María Eugenia y Socorro.

Pero la historia de Eugenio Montes en el Sevilla estaba por escribirse. El 26 de enero de 1973 es proclamado presidente. Es en un momento en que el club sufre una grave crisis, pues el equipo se ha ido a Segunda, donde vivaquea de una forma no acorde con su categoría. Lo contaba el propio Eugenio Montes: “Se había ido José Ramón Cisneros y el equipo estaba en Segunda, pero fuimos saliendo poco a poco. Ascendimos en el 75, yo creía que para siempre, y terminamos el campo en aquel verano. El estadio había que terminarlo, le decían las ruinas de Palmira, y se acabó en dos meses. Gabriel Rojas me ayudó mucho y la verdad es que sin su ayuda, no habría sido posible”.

En su tiempo de presidente, Eugenio Montes tuvo siempre al equipo en las alturas, pero le faltó cumplir su sueño de lograr un título: “Me faltó dar con el hombre deportivo importante. Yo puse orden en un club desordenado, pero me faltó dar con el hombre que dirigiese la empresa deportiva”. Bertoni fue su fichaje más importante y Manolo Cardo quien acercaría al club a las cotas que Eugenio Montes demandaba. Hoy le diremos adiós al hombre que, después de Sánchez Pizjuán, más tiempo ocupó la presidencia de su Sevilla Fútbol Club.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios