Rey de los tricampeones

  • El Sevilla se equipara a Inter, Juventus y Liverpool como dominador del torneo con el plus de ser su absoluto dueño en este siglo Turín se une a Eindhoven y Glasgow en la historia de un sueño

Sin tener conciencia de ello cuando golpeó el balón con su pierna derecha, Gameiro coronó al Sevilla en la tanda de penaltis como rey de la segunda gran competición de la UEFA a nivel de clubes al lado de históricos e ilustres del fútbol continental como la Juventus, el Inter y el Liverpool. Con el triunfo en la final de Turín, el club sevillista iguala a estas grandes escuadras como los dominadores absolutos del palmarés de este prestigioso torneo. Ningún club ganó jamás más de tres títulos y el Sevilla está ye entre los cuatro elegidos.

Eindhoven, Glasgow y Turín forman el glorioso triunvirato de los éxitos del Sevilla en una competición de raigambre en el Viejo Continente desde que en 1972 la llamada Copa de Ferias pasase a la nomenclatura de Copa de la UEFA. Además, el Sevilla lo hace en un cortísimo margen de tiempo, en los ocho años que van desde 2006 a 2014. Algo parecido hizo el Inter de Zamorano o Ronaldo, que en 1998 cerró un mágico septenio con tres títulos desde 1991 en deslumbrantes finales ante Lazio (3-0), Salzburgo y Roma, estas últimas aún en el formato de doble partido.

Pero, en tiempos contemporáneos, el Sevilla es el rey de un torneo a la que la UEFA ha querido devolver el prestigio que tuvo en el pasado con la nueva denominación de Europa League. Nadie puede discutirle este cetro en el siglo XXI, tres títulos a los hay que sumarle la Supercopa de Europa en Mónaco ante el Barcelona. Nadie le tose en esta competición al club sevillista, que anoche volvió a escribir una página de oro en su historia.

Y si esta hegemonía del Inter era ya agua pasada, qué decir de los otros dos grandes que comparten tal honor con el Sevilla. De sus tres títulos, el último alzado por la Juventus, que se quedó con la miel en los labios de poder erigirse en dueño y señor de la competición en una final en su estadio, data de 1993, con Roberto Baggio como estrella (dos goles al Borussia Dortmund). En el 90 ya lo había logrado, reverdeciendo un palmarés inaugurado en 1977 por otro histórico equipo con gente como Dino Zoff, Gentile, Tardelli, Scirea o Roberto Bettega. El finalista, un equipo español, el Athletic de Íribar o Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española (RFEF).

En esa época era el Liverpool de Kevin Keagan y Toshack quien competía con italianos. El pequeño y bravo delantero inglés marcó tres goles en dos finales en menos de tres años, pues si en 1973 los reds derrotaban al Borussia Moenchenglabbach de Jupp Heynckess, tres años más tarde se imponían al Brujas belga.

Los nombres de los rivales de los títulos del Sevilla no salen en los libros de historia y son ahora directivos o entrenadores sexagenarios, sino que siguen, muchos en activo. Es por ello que el Sevilla puede considerarse el Rey Sol de la UEFA Europa League desde que la felicidad se desatara en locura en aquel imborrable 10 de mayo de 2006. Antonio Puerta enseñó el camino y Luis Fabiano abrió la lata en Eindhoven. Maresca, Kanoute... seguían la fiesta de un gran equipo con gente tan ilustre y llamada a hacer historia en el fútbol como Daniel Alves, Adriano, Palop, Jesús Navas...

Y el destino quiso que, sólo un año y seis días después, en una lluviosa noche escocesa, Javi Navarro agarrara con todas sus fuerzas un trofeo que poco tiempo atrás era una utopía acariciar.

El sueño dorado de Luis Cuervas, el presidente que en los 80 se afanaba temporada tras temporada en conseguir una simple participación, estaba con dos réplicas en las vitrinas del Sánchez-Pizjuán. Esa segunda Copa de la UEFA consecutiva instalaba a la entidad que dirigía José María del Nido y al equipo que adiestraba Juande Ramos en la élite del fútbol europeo. De hecho, la gesta de defender este título europeo y conseguirlo sólo la ha logrado el Real Madrid en 1985 y 1986. Un conjunto blanco en el que Quinta del Buitre ya empezaba a despuntar. Clubes como el Barcelona y el Valencia sí alcanzaron este trofeo dos años consecutivos, pero por aquel entonces se denominaba Copa de Ferias. Precisamente valencianistas y culés se unirían a Sevilla, Inter, Juventus y Liverpool como tricampeones si no fuera porque sus títulos (salvo el de 2004 del Valencia) fueron anteriores a 1972, cuando se eliminó la validez de las Copas de Ferias como títulos del rango de sus dos predecesoras.

La vitrina del Ramón Sánchez-Pizjuán comienza a quedarse pequeña. El Sevilla es el rey de la segunda mayor competición de Europa con un dominio tampoco conocido en la Champions.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios