Ricardo avisa al vestuario

  • El meta pide más actitud y sacrificio al equipo para corresponder a la afición

Comentarios 1

No es habitual que Ricardo comparezca ante los medios de comunicación, porque así lo solicitó el propio meta nada más comenzar la temporada. Pero el portugués, todo un ganador y con capacidad de mando, quiso lanzar un aviso al vestuario ante las dos últimas derrotas del equipo, buscando la reacción de todos.

"Nosotros tenemos actitud y ganas de vencer, pero a veces nos olvidamos de que debemos hacer eso desde el primer hasta el último minuto del partido. Todos queremos ganar, hacer las cosas bien, pero debemos estar más concentrados en todo momento. No podemos empezar a hacer las cosas sólo cuando encajamos un gol. Hay que tener responsabilidad, actitud y, por encima de todo, carácter. En estos momentos se ve quién lo tiene fuerte porque es difícil estar abajo. Hay que tener espíritu de sacrificio por el equipo y hacer cosas que no estamos acostumbrados a realizar porque el equipo las necesita", comentó Ricardo, que aseguró estar contento en el Betis, a la vez que apeló a la necesidad de ofrecer una alegría a la afición: "Nunca me he arrepentido de venir aquí porque es un desafío nuevo en mi carrera. Es un desafío que debo superar yo con mis compañeros. Tengo la certeza de que una afición tan grande no se merece sufrir tanto. Todos los partidos tenemos gente y en casa 40.000 personas. Esta situación no es normal, debemos darle algo a la afición porque lo merece".

El mensaje de Ricardo es claro. El meta, desde su experiencia, se ha dado cuenta de la importancia de los próximos partidos para que el equipo no vuelva a caer en la apatía de Cúper. Y para eso apunta al Real Madrid como rival ideal para recuperar la autoestima. "En los partidos con estas características no hay necesidad de motivación. El que no la tenga en un partido así no puede jugar al fútbol. Hay que sacar el espíritu de sacrificio para pelear todas las pelotas del partido. Estamos con ganas de salir de ahí, de ganar de nuevo y nada mejor que un partido como éste para saber cómo está el equipo. El ánimo no nos puede faltar", afirmó Ricardo, que aseguró respetar al Real Madrid, pero no temerlo: "No tengo miedo ni de la muerte, así que del fútbol tampoco. Respeto al Madrid porque es un equipo grande, pero igual que al último clasificado. Ellos pueden resolver el partido en un segundo porque tienen mucha calidad".

Los mensajes de Ricardo fueron contundentes. El vestuario empieza a asumir que el equipo va a sufrir hasta el final, aunque el meta solicita el esfuerzo de todos para tener más tranquilidad. "Yo no querría sufrir hasta el final, pero los partidos que quedan tenemos que regatear, pelear todos para conseguir puntos y poder tener algo de tranquilidad", afirmó el portugués, que incluso criticó la forma de jugar del equipo en el partido ante el Valencia: "No tenemos que jugar tan adelantado y el míster no lo pidió. No se puede jugar así ante un equipo que tiene dos o tres jugadores muy rápidos. Hay que jugar guardando las espaldas a los compañeros tanto en la defensa como en el mediocampo por si hay que ayudar. Veo que en el equipo existe una costumbre muy grande de jugar así y en el fútbol de hoy en día no se puede hacer eso. Es un riesgo muy grande jugar con 20 ó 30 metros a las espaldas".

Ricardo incluso se atrevió a agradecer el respaldo del cuerpo técnico por no haber realizado fichajes en el mercado de invierno. "La mayor prueba de confianza del entrenador, del presidente y del que manda es no haber fichado a nadie cuando podían hacerlo. Debemos tener más responsabilidad y retribuir esa confianza que nos han dado todos. Hay que dar siempre y ahora algo más", aseveró el meta, que también alzó la voz contra los arbitrajes que está recibiendo el equipo en los últimos encuentros: "No suelo hablar de los árbitros, pero pienso que con el Betis la relación no es buena. Me llama gente desde Portugal que están viendo nuestros partidos y me comentan que también piensan lo mismo".

Ricardo lanzó sus avisos al resto de la plantilla. El portugués ha asumido el mando del equipo en una situación que vuelve a ser delicada, pese a que es un recién llegado. Sacrificio, actitud, responsabilidad. Palabras del capitán de Portugal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios