Rinconada y La Orden, clásica final

  • El equipo de Antonio Molina vuelve a citarse con su archienemigo en el primer asalto de la lucha por el título

Velando armas. Así están los jugadores del Soderinsa Rinconada, que esta tarde (19:00) afrontan en el pabellón Fernando Martín el partido de ida de la final de la Liga Nacional de División de Honor de bádminton. Dieciséis veces consecutivas han pugnado los pupilos de Antonio Molina por alzarse con el preciado título. Los 12 trofeos que lucen en sus vitrinas evidencian que es el club más laureado de la historia de este deporte en España. Pero desde hace tres temporadas el campeonato se le resiste. Y el Recreativo IES La Orden, su rival hoy, tiene buena parte de la culpa.

La plantilla onubense acudirá al pabellón rinconero acompañada de un autobús lleno de aficionados, algunos más estruendosos que otros, como temen los anfitriones. Ello unido a la gran tensión que se viene registrando en estos choques en los últimos años ha llevado a los dirigentes del Soderinsa a solicitar la presencia de las fuerzas del orden público, como ya hicieran en la vuelta de la semifinal del año pasado. "Las gradas van a estar a rebosar y sabemos que los seguidores de La Orden harán todo lo posible por desconcentrarnos. El objetivo es dejar la final lo más resuelta posible, porque el ambiente en la vuelta en Huelva será un infierno", apunta Molina.

De tantas veces como se han enfrentado ambos equipos se conocen demasiado bien. La novedad, después de tantos años, ha desaparecido. Sin embargo, el entrenador local guarda un as bajo la manga: "Los dos partidos que hemos jugado en la Liga Regular contra La Orden los hemos perdido por 5-2, pero en ninguno alineé a mis ingleses. Ellos son mi baza".

Se refiere Molina a Sean Vendy y Jessica Pugh. El primero lleva varios años en la disciplina rinconera, si bien ha encontrado en su compatriota a la pareja perfecta en los dobles mixtos. El tándem inglés ha ganado todos los partidos que ha disputado y es la gran esperanza del Rinconada para noquear al cuadro onubense en el primer duelo de la tarde.

Precisamente por ser el choque con el que se abre todo encuentro de bádminton la importancia de adjudicárselo se torna capital. De cederlo, la moral del equipo decae y los nervios empiezan a aflorar. Sufridor de este hándicap en los primeros compromisos del curso liguero, el Rinconada, con una plantilla muy justa por las exigencias del presupuesto, fió su mejoría al mercado de invierno.

"Si perdíamos el dobles mixto el equipo se venía a abajo. Así que buscamos a una especialista de dobles y encontramos a Jessica Pugh. Ella es en buena parte responsable de que hayamos hecho una segunda vuelta muy buena, con pleno de victorias a excepción del partido en Huelva. Se entiende muy bien con Vendy y él mejora mucho a su lado", cuenta Molina.

El balance de las últimas temporadas da una ligera ventaja a La Orden, que arrebató el campeonato al Rinconada en las finales de 2013 y 2014. De la del año pasado se vieron apeados precisamente por los sevillanos, que se impusieron en una apretada semifinal. El cuadro de Molina parecía encaminado a recuperar el título tras dos subcampeonatos seguidos. Pero contra todo pronóstico, el CB Oviedo se adjudicó uno de los partidos más amargos que recuerda el plantel rinconero.

Los enfrentamientos recientes también colocan favorito al Recreativo. Mientras que el Rinconada estuvo peleando por clasificarse para la gran final hasta el último partido, el equipo que dirige Paco Ojeda era primero y se sabía en la final desde hacía semanas. Tras ganar todos sus encuentros, se limitó a esperar para descubrir si rinconeros u ovetenses le disputaban el título.

Pero he aquí que lo acontecido en la antepenúltima jornada lleva inevitablemente a pensar que La Orden sacrificó su racha de imbatibilidad en pos de dejar fuera de la final al Soderinsa. El motivo: perdió a domicilio (5-2) contra el Oviedo, que se colocó segundo empatado a puntos con el Rinconada, cuya holgada victoria ante el CB Alicante (7-0) no sirvió como esperaba adelantar al conjunto ovetense. Dos semanas después, el Rinconada arrolló al Tecnum (7-0) y el Oviedo cosechó un resultado idéntico frente al Alicante. Conocer al segundo equipo de la final se pospuso hasta el enfrentamiento directo entre ambos que deparó la última jornada. El Soderinsa empezó fuerte y se puso 0-3, pero los locales reaccionaron para empatar. Afortunadamente, Juan Manuel Fernández Quiles resolvió en su duelo individual, alejando así los fantasmas del año pasado.

"Tenemos noticias de que La Orden se dejó perder contra el Oviedo. Es algo que comentan todos los equipos de la Liga Nacional. Es sospechoso cuanto menos que una jugadora como Telma Santos, ya clasificada para los Juegos de Río, perdiera su individual contra la rival del Oviedo, que es buena, pero no está a ese nivel. Y no fue la única que siguió las indicaciones del club", revela Molina.

Estratagemas aparte, lo único cierto es que Soderinsa Rinconada y Recreativo IES La Orden vuelven a verse las caras con pleno de efectivos y el deseo de arrebatar el título a su enemigo íntimo. La mejor oportunidad de adelantarse en el marcador la tienen hoy los sevillanos, que sueñan con levantar su título numero 13. "El año pasado el vestuario hablaba del 12+1, pero esta vez quieren que diga que van a por el 13, porque lo del 12+1 no dio mucha suerte", recuerda entre risas Molina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios