El Rinconada, a por la épica

  • Los cañameros confían en remontar en casa de La Orden el 3-4 de la ida

Heather Olver y Tom Wolfenden frente a Haideé Ojeda y Pablo Abián. Heather Olver y Tom Wolfenden frente a Haideé Ojeda y Pablo Abián.

Heather Olver y Tom Wolfenden frente a Haideé Ojeda y Pablo Abián. / m. g.

Mañana, a partir de las 17:30, el polideportivo Andrés Estrada de Huelva, acoge el segundo y definitivo asalto de la final de la Liga Nacional de bádminton entre el Recreativo IES La Orden y el CB Rinconada.

El conjunto onubense parte con una ligera ventaja en el marcador, pues hace dos semanas se impuso por un ajustado 3-4 en el Municipal Fernando Martín de San José de la Rinconada. Ahora, al abrigo de sus aficionados, que serán mayoría en las gradas, los pupilos de Paco Ojeda intentarán conseguir levantar su segundo título consecutivo.

Pero el Rinconada confía en aguarle la fiesta a su enemigo íntimo para conquistar un decimotercer trofeo que se le resiste desde hace ya algunas temporadas. La alegría de saberse campeón, máxime en terreno enemigo, es el sueño que persiguen los pupilos de Antonio Molina.

La gesta es posible. Ése es el mensaje que se transmite desde el vestuario cañamero, que a buen seguro peleará hasta el último volante el juego para proclamarse campeón y, de paso, quitarse la espina clavada en el encuentro de ida.

En ese primer asalto de la final, el Rinconada amasó una ventaja de 3-0 en los tres primeros envites de la tarde. Pero cuando más encarrilada parecía la victoria, los onubenses demostraron que no se les puede dar por vencidos antes de tiempo.

La remontada visitante, merced a sus triunfos en los duelos individuales masculinos y femeninos, alargó el choque hasta casi la medianoche y dejó un sabor agridulce en los anfitriones: habían plantado cara a La Orden, pero faltó un partido para poner el broche de oro.

Con siete oportunidades aún en la recámara y rebosantes de ilusión, los rinconeros quieren reír los últimos en Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios