Ritmo es la palabra clave en el movimiento para tener un buen 'swing'

  • Quizá sea bueno mantener un concepto fijo en la cabeza, pensando "gira", "gira", pero la esencia es tener buen ritmo

Muchos amateurs pierden el equilibrio (y por tanto el ritmo) por no mover el cuerpo correctamente. Bien sea porque hacen oscilar los hombros o porque se desplazan en la dirección contraria a la que sería natural, el caso es que obstruyen el giro en lugar de favorecerlo.

Trate de jugar golpes con los pies estrechamente separados, con lo que resulta prácticamente imposible desplazar el cuerpo y mantener el equilibrio al mismo tiempo. Inténtelo y enseguida comprobará a lo que me refiero.

Coloque sus talones ligeramente juntos, pero con las puntas ligeramente abiertas y juegue golpes con un hierro 7, empleando un swing tan suave y fácil como pueda. A medida que vaya adquiriendo la sensación del giro de sus caderas y sus hombros, notará que las piernas reaccionan instintivamente para aguantar el peso. Progresivamente logrará que su swing es más fluido y controlado.

A la hora de jugar lo mejor es acudir a unas pocas referencias, para ayudar al automatismo y la fluidez en su juego. Ponga mucha atención en su stance, asegurándose de que se siente cómodo. La postura inicial es muy importante para ayudar a que el cuerpo esté preparado para asimilar el swing. Tenga la sensación de que el brazo derecho quiere despegar pero el izquierdo le sujeta, para que cuando inicie la subida suceda todo con la suavidad necesaria. Tras la colocación, su única idea debe ser alejar el palo de la bola y girar suavemente.

Inicie la subida con la sensación de llevar la cara del palo un poco hacia adentro de la línea y ponga énfasis en girar el estómago hacia atrás. Trate de vigilar que cuando sus manos están por encima de la rodilla derecha marquen las 8 de las agujas de un reloj. Está en el camino correcto.

A mitad de camino, con los brazos paralelos al suelo, la muñeca derecha estará quebrada y el palo apuntando verticalmente al cielo. Es el siguiente punto de control, desde el que es fácil dejarse llevar a un giro completo de los hombros manteniendo firme la parte derecha del cuerpo, para llevar el palo hasta la posición paralela al suelo.

Al iniciar la bajada quizá le ayude una ligera separación de la rodilla izquierda hacia el objetivo, para empezar a tirar de los brazos. Esto le permitirá retirar su lado izquierdo y crear un poderoso ataque de la cabeza del palo. Lo único que debe hacer es destensar el giro y la cabeza del palo descenderá de manera natural buscando la bola. En el momento del impacto el peso del cuerpo deberá estar firmemente apoyado en la pierna izquierda, dejando que los brazos sigan su camino hacia la posición final, comprobando que se mantiene el equilibrio.

Colocación, equilibrio, ritmo y golpe son las claves que deberían resumir su swing. Son conceptos sencillos en los que poder fijarse, en lugar de intentar repasar antes de cada golpe complicadas teorías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios