Santiago Pozas, un adiós esperado tras 15 meses

  • El hasta ahora director general deja el club a finales de este mes, según un comunicado oficial, por motivos personales.

Comentarios 1

No por esperado sorprendió este miércoles menos el anuncio realizado por el Betis a primera hora de la tarde, cuando informó que Santiago Pozas dejará su cargo de director general del club a finales de mes. En el comunicado oficial se apuntaron motivos personales como causantes del adiós, después de que llegara a la entidad en diciembre de 2011, pero lo cierto es que sus discrepancias con José Antonio Bosch pusieron fin a su etapa en el Betis.

Para empezar, su llegada al club, como el propio Bosch reconoció recientemente en una entrevista, no fue decorosa. El Betis contrató a la empresa Dopp Consultores para que llevase a cabo una selección de personal que cubriera su dirección general, siendo Santiago Pozas el elegido. Lo que no se contó en aquel momento es que Fernando Pozas, su hermano, aparece como como Socio Director de Área de Búsqueda y Selección de esa misma empresa, por lo que el proceso nació viciado.

No sólo la decisiva influencia de su hermano jugó a favor de Pozas en su contratación como director general, el cargo mejor remunerado de la entidad, sino que su pasado en Rendelsur, donde trabajó durante once años, también lo vinculó con la familia Mora-Figueroa. Precisamente, Ignacio Mora-Figueroa y Mora-Figueroa aparece como patrono de la Fundación Real Betis, siendo figura decisiva con su aportación económica en su configuración.

El adiós de Pozas no es el primero de un alto cargo de la entidad desde la entrada de este consejo de administración. De hecho, en el verano de 2011, pocos meses antes de la llegada de Pozas, se produjo la primera reestructuración del organigrama de la entidad, con el nombramiento de Claudio Fúnez como director financiero o la colocación de José Antonio Gordillo como coordinador de la cantera. La etapa del primero en la entidad apenas se redujo a unos meses, mientras que el segundo se despidió del club el pasado mes de enero.

A Pozas apenas se le conocen gestiones en la entidad, más allá de sus continuos viajes a Madrid para tratar asuntos ¿federativos?, la polémica con Risto Vidakovic, técnico del filial, que acabó con la destitución de éste, o la negociación con la sociedad que gestiona el Estadio de la Cartuja para que la primera plantilla se entrenase en esas instalaciones, algo sólo realizó en ocasiones contadas debido al mal estado del césped, precisamente la queja que a Vidakovic le había costado su puesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios