Sarabia, apuesta más que cercana

  • El Sevilla negocia con el Getafe la incorporación del atacante madrileño de 24 años Romulo, ex pupilo de Emery en Moscú, opción firme para el medio

El Sevilla tiene muy avanzadas varias operaciones para comenzar a reforzar la plantilla de la próxima campaña. Y quizá la segunda de éstas, tras Kiyotake, sea la de Sarabia. En Nervión han apostado con firmeza por el mediapunta del Getafe, cuyo descenso de categoría facilita la negociación. Es un futbolista de talento que había llamado la atención de otros clubes poderosos, como el Valencia, pero según ha podido saber este periódico de fuentes del entorno del jugador y por informaciones de la capital del Turia, la posibilidad más real es que recale en Nervión. En breve podría producirse el desenlace de unas gestiones que están avanzadas. Los nombres van cayendo en cascada, aunque las negociaciones se cuecen a fuego más lento en los casos de dos de los futbolistas de más calidad del nuevo proyecto, Lucas Pérez, la apuesta más fuerte y cara, y Dennis Praet, otro fichaje de alto nivel.

El fichaje de Sarabia es el que tiene más visos de inminencia, que no el único. Con Kiyotake puede haber noticia muy pronto y en sentido positivo, pues el descenso del Hannover 96 y su baja cláusula de rescisión, de 6,5 millones de euros, facilitan que el Sevilla negocie por debajo de ese precio, aunque el club alemán no lo va a regalar, claro que no. En la lista de espera están otros futbolistas, como Feghouli, cuyo caso es distinto, dado que es agente libre y va a depender de la voluntad del jugador y de la calidad y cantidad de ofertas que está recibiendo. Y otro futbolista cuya contratación puede ser de las primeras es Romulo, un viejo conocido de Unai Emery.

Romulo Borges Monteiro (Picos, Brasil, 19-09-90) es un medio centro de corte defensivo, físico y táctico que llegaría para reforzar la posición que en la actual plantilla del Sevilla tiene Krychowiak, con la ayuda de Cristóforo, cuyo protagonismo en el nuevo proyecto no está nada claro. La pista que dio ayer el rotativo ruso Sports Express, hablando de una inminente llegada de Romulo al Sevilla, es más que buena. Su caso es similar al de Feghouli, que está en boca de media Europa, desde el Milan hasta el Fenerbahçe. Unai Emery conoce al futbolista de una etapa anterior, concretamente del Spartak de Moscú, y su mediación puede ser decisiva para que el mediocampista brasileño presione al club moscovita y posibilite la negociación. El jugador, de 25 años, cumple contrato en junio de 2017, lo cual favorece de partida la posición negociadora del club nervinense sobre el brasileño.

En cuanto a Sarabia, el Sevilla ya venía siguiendo su pista desde tiempo atrás. Nacido en Madrid el 11 de mayo de 1992, Pablo Sarabia está en un buen momento a sus 24 años recién cumplidos. El curso pasado, pese al descenso del Getafe, jugó 31 partidos en Primera y marcó 7 goles, además de que fue el autor de 6 asistencias. El curso anterior, disputó 35 encuentros ligueros, con 2 tantos y 6 asistencias. Su protagonismo en el Getafe ha ido creciendo desde su llegada del Real Madrid Castilla en julio de 2011, por 3 millones de euros. Ha sido internacional en todas las categorías excepto la absoluta, habiendo sido un puntal de la selección sub 21, y en el Sevilla esperan que termine de cuajar todo el fútbol que lleva prometiendo.

Futbolista zurdo, en el Getafe ha actuado en las tres posiciones de la mediapunta, sobre todo en la derecha a pierna cambiada, pero también bastante por el centro. Incluso ha actuado eventualmente como delantero por su capacidad goleadora, su rapidez y su capacidad para armar con prontitud la pierna para el remate. Además, posee un buen golpeo. En febrero renovó con el Getafe hasta 2019.

Su llegada puede ser inminente, algo más que la de Romulo, cuya principal cortapisa es la grave lesión que padeció en septiembre de 2012. Siendo pupilo de Unai Emery en el Spartak, sufrió la rotura del ligamente cruzado, justo después de ganar con el Brasil de Neymar la plata en los Juegos Olímpicos de Londres. Por ello, estuvo de baja entre septiembre de ese año y marzo de 2014, un año y cinco meses. Reapareció en la liga rusa para jugar el último tramo de la campaña 13-14. La ventaja es que es joven y desde entonces ha tenido continuidad en el Spartak de Moscú, si bien perdió su proyección en la selección brasileña desde aquellos Juegos Olímpicos.

Emery no pudo disfrutarlo de mucho tiempo en su estancia en Moscú. No es el mismo caso que Feghouli. A sus 26 años y tras negarse a renovar con el Valencia, en Twitter se publicó una falsa cuenta suya en la que se debatía entre el Sevilla y el Fenerbahçe, en otra, hablaba del Milan... Su voluntad y la capacidad de seducción del Sevilla serán claves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios