Baloncesto l Cajasol

"Sevilla es un buen sitio para seguir en esto"

  • El base, que todavía prefiere no pensar en el futuro, asegura que seguirá jugando y que el Caja sería una buena opción

Comentarios 6

Más de ocho años hace ya de la última victoria cajista en Vitoria (63-68). Fue en la 99-00, con Imbroda en el banquillo hispalense. Sólo queda un superviviente de ese choque: Elmer Bennett, aunque en esa ocasión le tocó perder con el Baskonia. El base era, con 29 años entonces, el líder del Tau. Ahora, con 38, lo es de un Cajasol que con él y Comas al fin respira.

-Parece que la salvación está ya casi atada.

-Sí, pero con un partido más ya sería matemático. Está casi hecho, pero falta una victoria más, por lo que tenemos que saltar a jugar como si nos jugásemos la vida y no pensar en otros resultados.

-¿Sabían en el último minuto del choque con el CB Granada que Estudiantes ya había perdido?

-Yo estaba concentrado, porque nos jugábamos mucho, aunque algunos compañeros sí lo sabían. Faltaba un minuto y teníamos que pelear por un triunfo vital por la salvación y por nuestra propia imagen, ya que habíamos perdimos algunos encuentros en casa que nos hicieron mucho daño. Hemos recuperado la fortaleza en casa que nunca debimos perder. Es algo vital. A la vista están los resultados del Gran Canaria.

-Y eso que Estudiantes le quería. ¿Serían las posiciones de ambos distintas si se hubiese marchado con los del Ramiro?

-No lo sé. Cada situación es distinta y las plantillas son diferentes. Fue uno de los motivos por los que me decidí por el Cajasol. Aquí podía ayudar más y, por fortuna, todo ha salido bien.

-Y lo ha hecho, porque su aportación ha sido decisiva.

-He ayudado un poco, pero lo más importante ha sido el orgullo de todos los jugadores. Manel y yo hemos influido en el juego, pero la clave ha sido el orgullo.

-Ahora toca Vitoria. ¿Qué recuerdos, no?

-Siempre es especial para mí jugar en Vitoria. Fue como mi segunda casa cuando llegué a España. Allí pasé años maravillosos.

-La última vez que el Caja ganó allí fue en la temporada 1999-2000 y estaba usted, pero en el Tau. ¿Se acuerda?

-Han pasado muchos años y no me acuerdo, sólo que enfrente tenía a Turner, que aquí fue muy importante. Es un dato curioso, sí. A ver si esta vez puedo ganar, pero con el Cajasol. No es que vayamos a jugar relajados, pero sí más sueltos. Creo que podemos ganar.

-Con la salvación atada ya estará pensando en el próximo año.

-Sería un error hablar de la temporada que viene cuando la presente no ha acabado. Para mí es una alegría contar con el apoyo del club y la afición, pero hasta el verano no sé qué pasará. Aquí he disfrutado mucho y he tenido la oportunidad de volver a la ACB, pero ahora sólo pienso en las jornadas que restan.

-¿Le gustaría seguir en Sevilla?

-El Cajasol es uno de los mejores clubes de España y tiene mucho margen de mejora. Es un buen sitio para disfrutar de la vida y seguir en el baloncesto, pero el futuro está todavía en el aire.

-Aquí ha demostrado que pese a la edad tiene baloncesto por delante.

-Me ha pasado mucho en los últimos cuatro años. La gente puede pensar que un jugador está acabado por su edad, pero la calidad siempre está ahí y físicamente me encuentro bien. Si me he mostrado preparado para jugar en una liga tan fuerte, ahora no voy a dejar un deporte que quiero tanto. Soy una persona que se crece cuando alguien dice que no puedo hacer algo. Lo he demostrado, e incluso aún tengo cosas que demostrar.

-¿Le ha sorprendido realmente su rendimiento?

-Para mí no ha sido una sorpresa. Lo que sí es cierto es que tuve mis dudas, porque no jugar un partido oficial en medio año se nota. No es lo mismo hacerlo con mis amigos que tener sesiones dobles de entrenamientos cada día. Tuve mis dudas, pero cuando decidí jugar en el Cajasol trabajé más aún para alcanzar un buen nivel. No quiero estar en un equipo donde no rinda. Si no estoy al nivel de mis compañeros no quiero estar en la cancha. Por eso fiché, porque creo que puedo jugar al nivel del resto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios